12.176 cursos gratis
8.742.294 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Autosugestión

Autor: J. Isabel Magallanes Sandoval
Curso:
9,17/10 (6 opiniones) |5718 alumnos|Fecha publicaciýn: 10/09/2007
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 4:

 Formación de las costumbres por la autosugestión

La fuerza de la costumbre

Acabamos de decir de qué modo se emplea la autosugestión para dominar los trastornos de orden mental y físico; vamos ahora a demostrar cómo la autosugestión 1os ayudará a formar costumbres prácticas y preciosas.
Todo hábito del espíritu del cuerpo consiste en la repetición: de un pensamiento o una acción y la mayor parte de nuestras costumbres se han formado involuntariamente; pero es interesante hacer constar cuán fácil resulta crear toda clase de excelentes costumbres a cualquier persona que reconozca sus puntos débiles y haga deliberado propósito de adquirir saludables.

Hemos conocido un hombre que era incapaz, de conservar en su poder una navaja, porque todas las perdía o las dejaba olvidadas en cualquier parte.

El que esto escribe le pregunto por qué no tomaba. la costumbre de guardar la herramienta en un sitio de¬terminado de su persona, después de haber servido de ella, a lo que contestó que ya lo había intentado diferen¬tes veces, pero siempre en vano.

Entonces le propusieron si quería formular durante algunos días autosugestiones voluntas y obedecerlas, desde luego porque de ese modo podría crear la costumbre de tener cuidado de su navaja.

Se le explicó de qué modo debía practicar la autosugestión, que fue según las indicaciones del capítulo pri¬mero, y se convino lo siguiente: Compraría una funda o estuche de cuero ordinario para su navaja; y cada vez que la emplease o prestase tendría la funda en la mano hasta que le fuese devuelta

La navaja. Esta, encerrada en la funda, debía guardarla, siempre en el bolsillo superior Izquierdo del chaleco.
Después de haber comprado la funda, se ejercitaría en meter en ella la navaja y ésta en el bolsillo, diciéndose a la vez: 
"Tan pronto termine de usar mi navaja, la colocaré en la funda y me la guardaré en el bolsillo, y tendrá la funda en la mano izquierda hasta que meta en ella. la navaja.. ."

Nuestro hombre llevó a la práctica el proyecto, y cuando pocos días después: volvimos a encontrarle, le pedimos la navaja. EI enseguida la sacó del bolsillo del chaleco; la extrajo de la funda y nos la presentó conservando dicha funda en la mano izquierda.

Le preguntamos. si tenía que violentarse todavía para seguir observando nuestras instrucciones y nos dijo que ya lo efectuaba automáticamente aunque al principio tuvo que hacer algunos ensayos... .
Han pasado años y siempre que la casualidad nos pone frente a ese ciudadano, le pedimos, por broma, la navaja, y siempre la lleva encima, en el mismo bolsillo... y en su funda de cuero.

Costumbres malas

Hace algún tiempo vino a consultarme acerca de su estado de salud una señora que residía en una población bastante lejana de nuestro domicilio
Se presentó en un estado de excitación alarmante, a causa de un incidente que le había ocurrido durante su viaje. En efecto, poco antes de desembarcar del tren había entrado en el departamento tocador para asearse un tanto, y al lavarse las manos se quitó dos hermosas sortijas que lucía, adornadas de diamantes muy valiosos.
Dejólas olvidadas en el tocador y, al notar su falta, pasado un rato ya no pudo hallarlas, porque habían desaparecido.
Su esposo nos dijo además que tales incidentes le ocurrían a la dama con harta frecuencia, por su mala costumbre de dejar sus alhajas en cualquier parte o esconderlas en sitios donde ella misma no sabía volverlas a encontrar luego.
Su manía de perder u ocultar las sortijas había concluido por ser la preocupación de toda la familia
A la vez que atendía a la salud de dicha señora le sugerí la costumbre de colocar sus sortijas en un lugar determinado cada vez que se las quitase.

Le di instrucciones análogas a las que habían producido tan felices resultados en el caso de la navaja, y la dama se prestó al ensayo, acordándose que cada vez que se las quitase para lavarse las manos las envolvería en su pañuelo de bolsillo Y que inmediatamente se introduciría el pañuelo en el sostén.
Durante varios días se ejercitó en quitarse cinco o seis veces las sortijas, anudadas en el pañuelo, deslizado en el sostén y repetirse mentalmente.

"En lo sucesivo no olvidaré que debo proceder así cada vez que me quite las sortijas."
Días después, nos aseguró que cuando no llevaba pañuelo encima y quería lavarse las manos, se sentía inclinada a ir en seguida a buscar uno.
Recientemente hemos recibido una carta del esposo, enumera las diferentes cosas que desea hacer durante la mañana o la tarde. Por ejemplo, se dice a sí mismo:
Ya sé que he de hacer cinco cosas antes de echar a andar. ¿Cuáles son? Primera: proveerme de tarjetas de visita. Segunda: llenar de tinta mi pluma estilográfica, Tercera: echarme en el bolsillo circulares, formu1arios, etc. Cuarta: quitarme de los bolsillos las cartas que no me son necesarias hoy y clasificarlas: Quinta: recorrer mi agenda; hacer una lista de los clientes que he de visitar hoy.

Autosugestionado ya, todo lo encuentra. sencillo y fácil Y realiza sus operaciones automáticamente y con un resultado práctico que le ha beneficiado también desde el punto de vista económico.
¿No sería ventajoso, para la mayoría de nosotros, estudiar nuestras costumbres y ver si podemos arreglar nuestro tiempo de manera que ganáramos dos horas por día
Además, aun en el peor caso, usemos la autosugestión para dar la mayor finura a nuestros modales, lo cual servirá para disponer a todo el mundo en favor nuestro darnos confianza en nosotros mismos, basados en la certeza de que la corrección se ha convertido en nosotros en una segunda naturaleza.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Autosugestión



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Cómo tratar a personas difíciles
Todo el mundo ha tenido que tratar en alguna ocasión con ellos: entorpecen el... [13/11/01]
264.474  
2. Cómo superar el miedo a volar
¿Le dan pánico los aviones? ¿Siente un sudor frío cada vez que pisa un aeropuerto?... [04/03/02]
13.248  
3. El arte de dirigir tu propia vida
El "liderazgo personal" es el rol que adoptamos todos para dirigir nuestra vida y... [14/01/03]
46.387  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail