12.170 cursos gratis
8.784.262 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Autosugestión

Autor: J. Isabel Magallanes Sandoval
Curso:
9,17/10 (6 opiniones) |5718 alumnos|Fecha publicación: 10/09/2007
Envía un mensaje al autor

Capítulo 3:

 Curación de los trastornos mentales y físicos por la autosugestión

Tratamiento general

Infinitos serían los casos que podríamos citar en este documento resueltos satisfactoriamente durante nuestra larga práctica de terapéutica sugestiva, así en como. por con los numerosos clientes que hemos podido adquirir, gracias a nuestra seriedad y a la bondad de nuestros procedimientos, que practicamos siempre con un altruismo desinteresado.
Muchos enfermos se quejaban de un desorden menta! bajo. una o varias de las formas siguientes: tormentos, tristeza, insomnio, timidez, nerviosidad, melancolía, pérdida de memoria o falta de coordinación.
Todos nos decían que practicaban concienzudamente la autosugestión, que habían consultado numerosos libros y tratado relativos al desarrollo de la voluntad, sin encontrar el menor alivio, y terminaban diciéndonos que necesitaban la asistencia de un especialista del tratamiento mental.

Después de escuchar con atención el relato de sus sufrimientos, preguntábamos solícitos a esta categoría de enfermos acerca de su estado físico, y ordinariamente respondían con impaciencia, sin dejarnos examinarlos por completo
Doctor, a mi no me inquietan mis desórdenes físicos pues para ello he consultado a otros médicos, a usted únicamente para que me libre de estos sufrimientos morales que me aniquilan, porque entiendo que, si mi estado mental mejorase, desaparecerían casi todos mis padecimientos físicos.
Y es un punto interesante de observación notar con cuánta frecuencia se pierde de vista la relación íntima que existe entre el cuerpo y el espíritu. 

Seguramente solo habrá una persona entre mil. que comprenda la necesidad de conceder una atención diaria y continua a los elementos necesarios para la vida -aire, agua, alimentos---" y reconocer que su salud depende de dichos elementos esenciales; de modo que, cuando las contrariedades o las penas atacan a una persona, le privan generalmente de su deseo natural de apropiarse esos elementos y se altera, por lo tanto, su salud física. 
Si continúa mucho tiempo atormentándose, apenándose, los órganos principales de la digestión sufrirán las consecuencias, su sangre se empobrecerá, y se presentarán innumerables y desfavorables síntomas, a causa de la mala nutrición del organismo y hasta el cerebro, afectado también por esa nutrición general, acabará por no funcionar normalmente. 

En tal estado, la pena y los tormentos aumentarán a razón directa de la disminución en la acción de nuestro "regulador mental" -el espíritu voluntario o consciente- porque el espíritu involuntario o inconsciente, privado de la dirección y guía del espíritu voluntario, que le domina cuando el estado de salud es normal, acaba por no reconocer regla alguna y se agravan los signos de desorden mental.

Cuando un enfermo llega a tal estado de depresión mental física, el suceso más insignificante, el hecho más íntimo, se exagera extraordinariamente, y se desarrolla con frecuencia extrañas maneras de pensar, y hasta alucinaciones, manías, demencia, sin hablar de los desórdenes más corrientes, como insomnio, melancolía y una nerviosidad extremada.

Por otro lado, una persona que disfruta de un excelente estado mental puede declinar físicamente por no asimilar suficientemente los elementos esenciales a la vida; si cambia sus habituales costumbres por otras menos higiénicas, si trabaja en una oficina mal ventilada, si se aficiona al alcohol, si abusa del tabaco o comete otros excesos, su salud no podrá resistirlo.

La depresión de la salud física irá acompañada de la correspondiente depresión del estado mental. La razón, la memoria, la concentración, el sueño, etc., que son funciones del cerebro, han de alterarse forzosamente, y, en proporción al descenso de la salud general, se desarrollarán síntomas tales como la nerviosidad, el insomnio, la melancolía, alucinaciones, manías; en una palabra, formas de pensar anormales y sospechosas.

Poco importa, desde el punto de vista del tratamiento, que el desorden mental proceda o sea consecuencia del descenso de la salud física; en todos los casos, las primeras medidas que han de adoptarse débanse encaminar a mejorar el estado físico; esto es evidente para cualquier persona que reflexione y que tome en consideración los hechos anteriores. Restableciendo la nutrición del cerebro, ha de producirse necesariamente una mejoría en las funciones cerebrales; el espíritu voluntario ejercerá su misión directora con mayor perfección sobre los actos y pensamientos involuntarios, y lenta pero seguramente, el enfermo recobrará la salud física y mental, sobre todo si le ayuda un sugestionador experimentado y si emplea él mismo juiciosamente la autosugestión.

Por lo tanto, toda persona que padezca un desorden mental deberá en primer término volver a leer lo que hemos dicho en el capítulo anterior y comparar sus costumbres, desde el punto de vista higiénico, con las del hombre sano y bueno. Si nota que sus condiciones higiénicas dejan mucho que desear, que sufre desórdenes físicos, deberá emplear las sugestiones indicadas, así como esta otra:

"A medida que mejora mi estado físico, experimento en mi estado mental los saludables efectos que necesita"
En general; la asociación de este pensamiento con la mejoría física basta para conseguir las disposiciones de espíritu anheladas, a medida que renace la salud.

Tratamientos especiales

Con objeto de hacer este capítulo todo lo práctico posible para aquellas personas que deseen dominarse, adueñarse de su estado mental por medio de la autosugestión, vamos a indicar las autosugestiones que hemos empleado con extraordinario éxito en los diferentes casos que sometimos a nuestra práctica.
Tenga mucho cuidado el paciente de apropiarse los elementos necesarios y absorber suficiente cantidad de líquidos, aunque goce de buena salud, porque cada trago le recordará ,que, es necesario repetir 1as autosugestiones; y, a fin de conseguir los mejores resultados, repetirá estas diariamente, cuantas veces pueda hasta que haya conseguido los apetecidos efectos.

Para cesar de atormentarse

"Yo me asimilo los elementos esenciales necesarios a cada persona perfectamente sana y reconozco, que salud es excelente, y que, hallándome en perfecto estado de salud, puedo servir para todo. Soy robusto, fuerte y resistente. Viviré hoy y gozaré de la vida como si no tuviese más que este día para vivir y disfrutar del mundo"
"Me divertiré hoy y esta noche dormiré profundamente, con la conciencia tranquila, para levantarme mañana temprano, feliz, y contento con él pensamiento de que tengo que hacer algo en mi provecho y en el de mis semejantes. El pensamiento se traduce actos y efectos materiales, y como me represento los acontecimientos futuros como yo anhelo verlos realizados, contribuyo á modelar mi destino y transformarlo tal como lo deseo, Me siento feliz, alegre ,y satisfecho hasta hoy".

"La fuerza física se basa en el valor y el éxito. 1os elementos esenciales a la vida reconstituyen mi organismo, a cada instante. y me torno más fuerte y más robusto.
Poseo gran fuerza física y completa resolución. Siento aumentar mi valor y desde ahora soy enérgico, valiente e intrépido. Soy un hombre entre los hombres y ya sé que mi valor y mi fuerza física. me harán vencer todos los obstáculos.  

Teniendo en cuenta estos pensamientos ser enérgicos, me siento mas enérgico; mis actos son mas enérgicos y mi confianza en mi mismo aumenta de una una manera extraordinaria. Así, pues, yo me siento capaz de triunfar en todos los terrenos. Procedo francamente, valerosamente, rápidamente en todos mis asuntos.
Cuando un obstáculo se presenta ante mí, resuelvo al punto, triunfo irremisiblemente en todo lo que pongo mano, porque obro sin temor alguno; .me considero fuerte, decidido, valiente, confiado, audaz e intrépido."

Para hacer desaparecer la nerviosidad.

"Desde que me he asilado en cantidad suficiente los elementos necesarios a la vida, mi cuerpo está nutrido suficientemente en todos sus órganos; mis nervios y mi cerebro participan de esa buena nutrición y vuelven a su estado normal. Ahora me siento más fuerte, más tranquilo, más satisfecho; soy dueño de mí mismo. Tomo las cosas con tranquilidad; estoy sereno, plácido, contento. Acepta flemáticamente cualquier suceso, y reflexiono antes de hablar o resolver algo. Noto un acrecimiento verdadero de mis energías internas."

Para mejorar la memoria y desarrollar la concentración

"La memoria y la concentración son funciones del cerebro, y ahora que me he apropiado mejor los elementos esenciales de la vida sé que mi cerebro está más nutrido, lo cual implica que todas sus funciones se realizan con. mayor felicidad; y mi memoria aumenta y puedo dedicarme con mayor éxito a mis ocupaciones. Como mi salud es mejor, ejercito con más frecuencia durante mi trabajo la memoria y la concentración. Considero que los órganos cerebrales de la memoria y la concentración se tratan como los músculos, y cuando un músculo está bien alimentado y convenientemente ejercitado, se fortifica; mi memoria y mi concentración se desarrollan de tal: modo que se han vuelto mejores que nunca; llegan a la perfección."

Para vencer la cólera

"Los elementos esenciales establecen el equilibrio y la armonía en todo mi organismo y yo procuro estar siempre en armonía con los que me rodean. Reconozco que realizo mejor lo que deseo hacer cuando obro con calma y hablo sin acaloramiento. En toda circunstancia procuro contenerme, porque he observado que mi juicio es más claro y que hallo más rápidamente las ocasiones favorables cuando consigo dominarme.

"Antes de hablar o decidir, reflexiono ahora dos veces y no hablo ni obro sino cuando estoy bien seguro de que soy dueño de mí enteramente. Los que me rodean experimentan los felices efectos de este cambio mis amigos me conceden más confianza, desde que conocen que mi carácter es más igual y que reflexiono antes de hablar o decidir algo; he hecho esto cuestión de amor propio y reconozco que soy un hombre fuerte y enérgico bajo todos conceptos.
"En lo sucesivo sabré triunfar de mí mismo siempre que lo desee, y cuando me acueste esta noche tendré la satisfacción de rememorar una jornada pacífica y armoniosa, "que seguramente "no será la última."

Para acabar con el egoísmo

"Desde que me apropio con mayor largueza de los elementos esenciales, siento una vitalidad y una salud más generosa esparcirse por todo mi ser y quiero, en cambio, mostrarme generoso con todas las personas que tengan relación conmigo. La verdadera satisfacción procede del placer que se proporciona a los demás, y yo me esfuerzo diariamente en hacer la felicidad de los que me rodean. Soy caritativo y generoso en mis pensamientos y acciones. Pienso sin cesar en lo que he de hacer para procurar la dicha y la alegría a los que la necesitan. Quiero que mi generosidad me conquiste amigos sinceros, generosos; amigos que, como yo, no estén contentos si no comparten sus satisfacciones con los demás. En lo sucesivo no he de hacer otra cosa, porque mi conducta será la fuente de mi dicha. Soy previsor, caritativo y generoso"

Para lograr otros fines. Indicaciones generales

Por razones fáciles de comprender no es posible entrar en los detalles del tratamiento especial para todos los casos que pueden presentarse.

Con los ejemplos anteriores creemos que hay suficiente para ayudar a .determinar lo que conviene en cada circunstancia particular; cada caso debe ser estudiado atentamente, desde todos los puntos de vista, y tratado de manera especial habrá notado el lector que en los diversos tratamientos dedicados no se hace la menor referencia a los mismos desórdenes en sí, pues la sola mención de ellos constituiría una autosugestión perjudicial.

Hay que evitar siempre el empleo de autosugestiones negativas, como "Yo no quiero ser nervioso" etcétera
Las auto sugestiones negativas sólo sirven para empeorar el mal, recordándoselo a la imaginación. ¡Cuán diferente efecto ejercéis sobre vuestro espíritu persuadiéndoos de que sois fuertes y pacíficos!. 

La persona tímida que dé a su espíritu ideas y sentimientos de fuerza, decisión, audacia y valor, será siem¬pre favorablemente influida, y si persevera en este modo de pensar y sentir, su carácter se tornará gradualmente enérgico, decidido, valiente.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Autosugestión



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Cómo tratar a personas difíciles
Todo el mundo ha tenido que tratar en alguna ocasión con ellos: entorpecen el... [13/11/01]
264.474  
2. Cómo superar el miedo a volar
¿Le dan pánico los aviones? ¿Siente un sudor frío cada vez que pisa un aeropuerto?... [04/03/02]
13.248  
3. El arte de dirigir tu propia vida
El "liderazgo personal" es el rol que adoptamos todos para dirigir nuestra vida y... [14/01/03]
46.387  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail