12.212 cursos gratis
8.338.079 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Curso de autodefensa psíquica

Autor: Gustavo Fernández
Curso:
8,86/10 (43 opiniones) |32129 alumnos|Fecha publicación: 23/06/2006
Envía un mensaje al autor

Capítulo 22:

 Rituales con velas de forma y otros elementos

ALGUNAS CONSIDERACIONES Y ADVERTENCIAS

Aclaración necesaria: Las páginas que ustedes leerán a continuaci ón se orientan estrictamente a la aplicaci ón práctica de las técnicas de Magia ceremonial. Su fundamentaci ón teórica podrán encontrarla en otros trabajos de nuestra autoría (cf. "Fundamentos cientí ficos del Ocultismo", distintos n úmeros de nuestra revista electrónica quincenal gratuita "Al Filo de la Realidad" y nuestra "aula virtual" sobre "Autodefensa Psíquica").

Si usted es alumno reci én ingresado a esta "aula virtual", y aprecia un buen consejo pedagógico, tal vez le recomendaría NO leer esta lecci ón. O, cuanto menos, no hacerlo ahora. Creerá estar, posiblemente, ante una colecci ón de sandeces supersticiosas, el afiebrado delirio postmodernista de un hechicero tribal montado en Internet. Y el hecho es que la "logicidad" (prefiero este neologismo a "racionalidad", sospechosamente emparentado con cierto materialismo dial éctico) y, por qué no, la efectividad de estas técnicas aparece como dif ícilmente inasible sin la conceptualizaci ón propuesta por las diez lecciones anteriores. Las cosas -decía mi difunta abuela- deben empezar por el principio si se quiere que acaben bien... Ella pensaba en recetas de cocina, pero yo he descubierto (ignoro si con alg ún mérito) que la idea sirve tambi én para la "Autodefensa Psí quica".

Pero si el lector es tan testarudo de seguir avante aun careciendo de esas bases previas, sólo me queda persignarme y recordarle que, una vez m ás, lo "serio" no pasa por probetas, alambiques, reóstatos u osciloscopios y lo "ridículo" por velas, defumaciones, sí mbolos y mantrams, sino por el cumplimiento de los dos principios básicos del pensamiento científico (que no el "cientista", academicista, a veces m ás m ágico que un festival de Wesak en el África oriental): verificabilidad (que ustedes puedan comprobar -o refutar- mis asertos) y repetibilidad (que siguiendo los mismos pasos lleguen a las mismas concluciones). Si ciencia es el conocimiento cierto de las cosas por sus causas, si ciencia es aquello que tiene un objeto de estudio y un método para acceder a su conocimiento, entonces, si mediante la experimentación respetamos los dos axiomas señalados, esto que hacemos, mal que les pese a los epistem ólogos, es ciencia.

QUÉ ES LA MAGIA

Definido ya por nuestros estudiantes qué entendemos por Ocultismo, diremos que la Magia es al Ocultismo lo que la T écnica es a la Ciencia.

CLASES DE MAGIA

Las diferentes clases de Magia Operativa son:

Magia blanca: busca el Bien, la sanaci ón y la apertura de caminos.

Magia roja: crear lazos sexuales (m ás que afectivos), confundir y enfermar (esto da lugar a algunas especulaciones graciosas e irritantes: ¿es la pasi ón una enfermedad?, por ejemplo).

Magia verde: opera con los "elementales" y, por extensi ón, con las fuerzas de la Naturaleza.

Magia marrón: busca el crecimiento econ ómico, el poder y el ascenso pol ítico.

Magia negra: herramienta del Mal, provoca las obstrucciones, la muerte, la desuni ón.

La citada clasificaci ón lo es en funci ón de sus instrumentos. Pero tambi én podemos hacer la siguiente distinci ón en raz ón de sus orí genes:

Magia simpática: Opera por correspondencia, basándose en que "la parte del todo refleja el Todo"; esta es la magia que trabaja sobre fotos, cabellos, fluidos corporales, ropa usada e impregnada energéticamente, etc.

Magia mimética: Trabaja sobre la funci ón de las semejanzas: sus típicos exponentes son la creación de figurillas que representen al beneficiado o v í ctima, y las "velas de forma".

Magia natural: Trabaja sobre o con los efectos de hierbas, defumaciones, metales y piedras, etc.

Magia talism ánica: Basándose en las propiedades de los "momentos astrol ógicos", las vibraciones de piedras y metales, el poder de signos y sí mbolos, prepara, dota y consagra a objetos de toda naturaleza de propiedades que se transfieren a su poseedor. En este terreno, debemos distinguir entre:

Amuletos: objetos protectores.

Talismanes: objetos que modifican el entorno.

A título mnemot écnico, podríamos decir que el amuleto es un escudo, y el talism án una lanza.

MAGIA CEREMONIAL VERSUS MAGIA MENTAL

Si bien -creo que esto es bastante obvio- no hemos agotado los aspectos estrictamente psicol ógicos (¿o m ás bien debería escribir "mentalistas"?) de la Autodefensa Psíquica, perm ítanme ustedes desviar momentáneamente su atenci ón hacia otro de los ámbitos que exploraremos en busca de elementos cada vez m ás eficientes a la hora de protegernos de las agresiones que hemos descrito: concretamente, estoy hablando del uso de rituales ocultistas.

Es en otro lugar (ver "Fundamentos Científicos del Ocultismo", a lo largo de numerosas ediciones de nuestra revista electrónica "Al Filo de la Realidad") donde me he extendido sobre lo que yo entiendo como una concatenaci ón de razonamientos y evidencias que apuntan en la dirección de testificar que, despu és de todo, las antiguas creencias y prácticas herm éticas no conforman solamente un cúmulo de supersticiones sino, por el contrario, hunden sus raíces en un conocimiento empírico milenario. A menos que interpretemos lo de "superstici ón" en un sentido formalmente etimológico, ya que proviene del vocablo supérstite: lo que sobrevive. Lo que sobrevive de un conocimiento perdido.

Mi opinión personal -sobre la que no he de extenderme ahora- es que en un remoto pasado, más allá de los mezquinos límites impuestos por la Historia ortodoxa, existió una Antigua Religión extendida sobre la faz de La Tierra. Herederos de una Humanidad ya desaparecida (pero muy anterior a lo tímidos tres o cuatro millones de años que le asigna la cronología antropológica, quizás tan atrás como próxima a la convivencia con los dinosaurios) los sacerdotes e hierofantes de numerosas religiones perpetuaron una Ciencia donde lo iluminista iba de la mano con lo experimental, donde no podía trabajarse la Naturaleza sin buscar al mismo tiempo a Dios, donde el laboratorista oraba mientras desarrollaba sus investigaciones. Con el paso del tiempo y la acción de Fuerzas Oscuras, el divorcio entre Ciencia y Religi ón avanzó, y mientras ambas se institucionalizaban -y enfrentaban- los lazos comunicantes, los eslabones fragmentados que tendían hasta entonces un puente entre esas dos formas de aprehensi ón de la Realidad, quedaron dispersas por el orbe, transmitidos clandestina y en ocasiones tergiversadamente.

Bien, pero no es el propósito de esta lecci ón escribir una "Historia alternativa". Baste como sí ntesis explicativa del porqué creo que debe atenderse con otras miradas las pr ácticas rituales ocultistas. Pentáculos, velas, defumaciones, conllevan un porqué, un cómo, un cuándo y un para qué. Por supuesto, nada está más alejado de mi ánimo que convercerles de la necesidad de llenar algún aparador o armario de sus viviendas con ungüentos, polvos varios, tinturas y extraños artilugios, pero déjenme decirles que si lo hicieran podr ían maravillarse de los resultados. Aunque resulte extraño a algunos oí dos, soy un convencido de que el uso de estos adm íniculos sí funcionan: no por una simple y ambigua cuesti ón de "fe", sino porque detrás de ellos subyacen complejos mecanismos interactuantes entre los planos f ísicos, astrales, psí quicos y espirituales.

Bolsas gambusinas

Durante la fiebre del oro en California, los mineros de origen europeo, llamados "gambuses", solían llevar, colgadas de sus cuellos, unas bolsitas -preparadas por hechiceros tribales o curanderos familiares- de protección contra todo mal. De allí que a tales amuletos se los conozca como "bolsitas gambusinas".

Para las siguientes, en todos los casos se necesita un trozo de tela de algodón, lana o tafeta, de unos 10 cm de lado según el color indicado, cinta para atar (del tipo "cinta bebé") y recordar cambiarla cada tres meses, aconsejándose enterrar la descartada, o bien quemarla si es posible.

Para protección contra otros ocultistas

En tela violeta agregar ruda, culandrillo, flor de retama, hojas y tallo de hiedras y laurel.

Atar con cinta violeta, 8 vueltas, 8 nudos.

ATENCIÓN: en los rituales que continúan -especialmente en varios de los realizados con "velas de forma", observará usted -y seguramente se preguntará por qu son detallados rituales de tipo "negativo". Esto es por una simple razón: usted, dedicado a la magia ritual, debe conocerlos TODOS; será su voluntad -y su karma- quienes lo llevarán o no a emplearlos. Pero, por otra parte, es una vieja enseñanza en Ocultismo que para combatir el mal debe hacerse en el mismo ámbito pero un nivel vibratorio más alto. Por otra parte, un mago ("magister") debe conocer las armas de sus enemigos para identificarlas y combatirlas.

Ritual de dominio sobre alguien

Durante 14 días, encender 14 velas con forma de serpiente con tronco (una por día) de color rojo ungida (frotada) con aceite de patchouli y espolvoreadas con azufre, quemándola dentro de un triángulo de conos "Vence todo", repitiendo cada vez tres veces la siguiente oración: "Oh, Gran Espíritu Adonai, concédeme la fascinación de esta serpiente para poder, yo, ............. , tu siervo, dominar a ................. , Amén".

Mal de muerte

Asistir a una misa el día viernes, recibir la hostia y no digerirla, volcarla sobre un trozo de lienzo crudo y pasarla luego a un cacharro de barro dividido verticalmente por la mitad por un tejido de alambre. En una de las divisiones colocar la hostia, en la otra un sapo vivo.

Cerrarlo y sepultarlo en estiércol (barro, hojas y excrementos en partes iguales). Retirarlo a los siete días y administrar la hostia (diluída en líquidos o comidas).

Otrosí digo: Salvo que se aclare puntualmente, todos los rituales donde intervengan variedad de velas de forma serán rituales de siete (7) días.

Para la salud mental

Preparar:

2 velas cráneo blanco

1 vela Buda 7 colores

1 vela Nudo de San Jorge

1 vela Espada de San Jorge

7 velas sapo negro

7 velas lisas amarillas

7 velas verdes

7 velas rosadas

7 velas violetas

7 velas celestes

7 velas blancas

Aceite de rosa

Aceite de benjuí

Frotar las velas con el aceite. Escribir el nombre de la persona que se desea ayudar en las celestes si es varón, en las rosadas si es mujer. Disponer así:

Operador: Pararse mirando al Este.

Al Este (frente al operador): la vela cráneo blanco.

Al norte: la vela espada y a la derecha de esta la nudo de San Jorge.

Al oeste: (o sea, inmediatamente delante del operador): la vela sapo.

Al sudoeste: la vela celeste, a su derecha la amarilla, y a la derecha de esta la rosada.

Al sur: la vela verde.

Al sudeste: la vela Buda, a la derecha de esta la blanca.

En el centro del conjunto: la violeta.

Al 8º día, reunir todos los restos en un paño blanco, atar los extremos del mismo, atar luego con cinta roja (7 vueltas, 7 nudos) y arrojar al río o al mar (técnicamente, "a una corriente de agua que fluya"). Esto se llama "despacho" y debe hacerse SIEMPRE con los restos de un ritual de velas de forma.

ATENCIÓN: ES IMPORTANTE QUE ENTIENDA ESTE CONCEPTO PARA COMPRENDER MUCHOS DE LOS RITUALES QUE CONTINÚAN: este es un ritual de siete días, lo que es claro para las velas lisas de color, donde se va reemplazando cada día una nueva, colocándola sobre los residuos de la vela derretida el día anterior. Pero fíjese que hay sólo dos cráneos: esto significa que el primero debe durar cuatro días y el segundo tres, lo que podrá hacerse muy fácilmente haciendo marcas sobre la vela dividiéndola en tantas partes iguales como días desee que dure, y apagándola cuando llega a la marca correspondiente. En el caso de la vela Buda, las divisiones son siete, y sólo se debe estar atento a que no se consuma más allá de la marca correspondiente (recuerde que el ungido del aceite acelera la combustión). En general, no es necesario que usted permanezca frente a las velas hasta la consumisión final de éstas.

OTRO CONSEJO IMPORTANTE Y GENERAL PARA TODOS LOS RITUALES: recomiendo colocar al noroeste -y bien alejado del conjunto de las otras velas- una vela negra por cada día. Ésta cumplirá la función de "punto de fuga" (ver mis trabajos al respecto en las fuentes ya citadas) y actuará como una "cloaca astral" que drenará toda la negatividad del lugar eventualmente existente. Tenga en claro que por más "descargado" y "limpio" que usted piense se encuentra el lugar, siempre existen ciertas energías residuales negativas, sin ir más lejos, la provocada accidentalmente por la presencia o el paso de terceras personas o la que usted mismo inadvertidamente porta en las ropas usadas y el mismo trajín de la calle. También por esto es importante atender a la vestimenta cuando se trabaja. Ropa blanca limpia o, aún mejor, túnicas de acuerdo a la usanza.

Y MUY IMPORTANTE: En los rituales de varios días, no debe interrumpir por ninguna razón esa secuencia de días. Caso de ocurrir, debe empezar de cero.

EN LOS RITUALES CON VELAS DE FORMA NO ES IMPRESCINDIBLE LA PRONUNCIACIÓN DE ORACIONES O INVOCACIONES, YA QUE NO SE TRABAJA CON INTELIGENCIAS SINO MEDIANTE LA MANIPULACIÓN DE CORRIENTES ASTRALES.

ORACIÓN RECOMENDADA: Si bien ya aclaré puntualmente que en general no son necesarias oraciones, invocaciones ni conjuros -dado que se opera con "fluidos astrales" y "corrientes etéreas" más que con Inteligencias- un buen ejemplo sería avanzar en el mar sobre un yate gracias a la fuerza de remeros que deberíamos convencer (inteligencias) o aprovechando la fuerza del viento (a quien no le hablaremos como a un ser vivo, si es que estamos en nuestro sano juicio), no obstante ello, repito, existe una oración para todos estos casos por igual que me ha dado excelente resultado, y es la que ofrezco aquí: "En el nombre de Jehová Adonai (reemplazar esta última palabra por "Sabaoth" si deseamos producir efectos enérgicamente violentos sobre nuestros enemigos) Eheieh, Eloah Va Daath, y sus arcángeles, Gabriel, Rafael, Miguel, Anael, Uriel, Samael, Sachiel, Zadkiel y el ángel ascendente Mitratón, yo ............... (aquí va el nombre del operador, que puede ser también el destinatario de lo pedido) los impetro para que en Verdad, Luz y Justicia me otorguen lo que por derecho de conciencia me corresponde, y que es ........... (mencionar aquí lo que se desea, para terceros o para nosotros, en palabras propias). En el nombre de Sublime Tetragrámaton por acción del pentagrammaton, Sator, Arepo, Tenet, Opera, Rotas, Acla, Acla, Amén".

TOME NOTA: En los rituales con velas de forma el nombre de la persona que pide (o sobre quien se pide) puede ir escrito en papeles v írgenes debajo de las velas que le representen o aquella que mejor exprese, en el conjunto, el simbolismo de lo que se desea obtener. De todas formas, si este detalle no es tenido en cuenta, bastará con mentalizar a la persona sobre la cual se trabaja, si se la conoce, o pronunciar cada vez que se encienda una ronda de velas su nombre completo, para que el efecto sea el mismo.

Simbolismo de los colores en las velas

Negra: en la limpieza de viviendas se la utiliza para descargar la negatividad. También, ciertas líneas de candomblé y quimbanda la usan para exús y en el satanismo para Lucifer.

Roja: unión sexual de la pareja. Agradecimiento para algunas entidades católicas (Sagrado Corazón de Jesús, Santa Rita y San Antonio -en pedidos de pareja-). San la Muerte y Gauchito Gil, San Marcos de León.

Amarilla: pedidos intelectuales, estudios, juego, estética. Mae Oxúm y algunas advocaciones de la Virgen.

Verde: dinero por trabajo, cobros legales o juego de azar, en este último con pedidos a San Cono.

Rosa: aspectos sentimentales, de familia. Ángeles de la guarda. Representa a la mujer.

Marrón: dinero, poder, ascenso económico y político. Pedidos por trabajo a Santa Rita y San Onofre.

Violeta (o lila): paz espiritual, negocios protegidos, elimina tensiones, para poder conciliar el sueño.

Naranja: correcta toma de decisiones. Adaptabilidad. Estimula y atrae.

Celeste: tranquilidad, comprensión, paciencia, meditación, ángeles en general. Representa al hombre por quien se pide.

Blanca: protege contra maleficios, representa a Jesús, Dios y la Virgen. En umbanda, Oxalá y Obatalá. Pureza. Vence el miedo. Aumenta la seriedad, la sinceridad y la salud.

Azul: para pedidos de salud. Arcángel San Miguel.

Siete poderes: para varios pedidos combinados.

San Jorge; roja, blanca y verde.

San Cayetano: blanca y amarilla o amarilla sola.

San Onofre: marrón y amarilla o marrón sola.

San Pantaleón: verde y blanca.

San Marcos de León: blanca y roja.

Virgen Desatanudos: con siete o nueve nudos.

Rosario de San Nicolás: rosada, blanca y celeste.

San Cosme y San Damián: rosa y celeste (en Umbanda representa a los ibejis).

Rosa Mística: amarilla, blanca y roja.

Santa Rita: negra, blanca y verde.

Stella Maris: blanca y celeste (en Umbanda representa a Iemanjá).

San Cipriano: negra, blanca y roja.

Exús de Umbanda: rojas, negra, o roja y negra

Pomba Giras de Umbanda: rojas, o negra y roja (invertida).

Recordar que siempre la duración del ritual corresponde a la mayor cantidad de velas del mismo tipo indicadas (en este último caso, si se indican 7 velas violeta es porque debe durar 7 días, indiferentemente al hecho que de velas buda, tijera o paloma la cantidad sea inferior. En estos casos, estas velas "de menos" deben durar el tiempo máximo estipulado, para lo cual volvemos a indicar la necesidad de hacerles tantas marcas como días vaya a durar el ritual, interrumpiendo la combustión cada vez que llegue a una marca prefijada).

Para eliminar la envidia

Reunir:

2 velas Buda 7 colores

7 velas sapo rojo

7 velas hacha de San Jorge

2 v íbora con tronco rojas

7 velas tijeras blancas

7 palomas blancas

aceite de jazmín

Disponer:

Al Este: la vela Buda.

Al Norte: la vela v íbora.

Al Noroeste: la vela sapo.

Al Oeste: la vela hacha.

Al Sur: la vela tijera.

Al Sudeste: la vela paloma.

Todas las velas ungidas con el aceite.

Para acelerar el "efecto rebote" cuando es dañado un ser querido

Se toman 9 sapos negros (empleándose uno por día), se le cose la boca con hilo negro.

Se dejan quemar repitiendo 3 veces cada día la siguiente frase: "Lucifer, Belcebú, Astaroth, legión de espíritus infernales, les condeno por Adonai Sabaoth a que en lo sucesivo no tengan respiro hasta tanto la persona que nos perjudica no cese en sus artimañas para dañarme".

Para proteger niños

Reunir:

7 velas corazón blanco

7 velas Buda blanco

1 nudo de San Jorge

4 velas hacha blanca

7 velas pu ños blancos

7 tijeras rojas

7 palomas blancas

aceite de nardo

alcanfor en polvo

Disponer:

Al Este: la vela corazón (con el nombre del niño escrito en ella, si se trata de más de uno, tantas velas corazón por día como de niños estemos hablando).

Al Norte: la vela puño.

Al Noroeste: la vela hacha.

Al Oeste: la vela tijera.

Al Sur: la vela Buda.

Al Sudeste: la vela paloma.

Al centro: la vela nudo de San Jorge.

Ungir todas las velas con el aceite y el polvo.

RECORDATORIO IMPORTANTE: SI USTED EMPLEA COMO RECOMENDAMOS UNA VELA NEGRA COMO "PUNTO DE FUGA" EN DIRECCIÓN NOROESTE, TENGA PRESENTE TANTO QUE DEBE ESTAR BIEN ALEJADA DEL CONJUNTO DE LAS OTRAS VELAS (para no perturbar su acción, es como si acentuara la idea de lo negativo "fuera" de ese microcosmos que es el ritual en proceso) Y QUE CUANDO SE INDICA "UNGIR TODAS LAS VELAS" ESTA OBSERVACIÓN NUNCA DEBE APLICARSE A ESA VELA NEGRA (el único ungido que puede ameritar el "punto de fuga", y en casos muy especiales, es con aceite común de cocina quemado y, en situaciones específicas, recubierto con polvo de azufre).

Para perturbar mentalmente

Reunir:

7 sapos negros

7 hachas rojas

2 v íboras con tronco negras

2 fetiches negros

1 persona negra

aceite Siete Poderes

Disponer:

Al Noreste: la vela fetiche.

Al Norte: la vela sapo.

Al Oeste: la vela v íbora.

Al Sudoeste: la vela hacha.

Al Sur: la vela persona (con el nombre de quien se desea acosar escrito en la espalda de arriba hacia abajo y la vela mirando también hacia el Sur).

Ungir todas con el aceite.

Fórmula de la tinta mágica

Polvo de fundanga = 4 partes

Almizcle en polvo = 1 parte

Sangre de drago = 2 partes

Sal = 1 parte

Aceite de rosa = cantidad suficiente para espesar la mezcla.

Sirve para formular pedidos en papel o pergamino virgen.

Contra enemigos

Reunir:

7 velas espada San Jorge

7 velas pu ños de San Jorge

1 vela persona roja (en cuya espalda se escribe de arriba hacia abajo el nombre del/la enemigo/a)

7 velas hacha blanca

1 fetiche rojo

1 tijera blanca

aceite de benjuí

Disponer:

Al Este: la vela puño. Frente a ésta -en dirección al centro- la tijera, y a su vez, frente a esta última, ya en el centro, la vela persona, mirando hacia el Oeste.

Al norte: la vela hacha.

Al Oeste (enfrentando a la persona): la vela fetiche.

Al Sur: la vela espada.

Todas ungidas con el aceite.

Para armonizar dos o más personas entre sí

Reunir:

7 velas v íbora de dos cabezas, rojas

7 velas hacha blanca

14 personas blancas (si son dos, siempre debe ser múltiplo de siete)

2 velas paloma blanca

7 velas cráneo blanca

aceite de incienso

Disponer:

Al Este: la vela v íbora, frente a ésta y en dirección al centro, la vela hacha.

Al centro: las velas que identifican a las personas, con sus respectivos nombres escritos en las espaldas, de abajo hacia arriba. Si bien cada día el par -o más, si el número es mayor a dos- de velas correspondientes se encienden sobre los residuos de las velas del día anterior, debe comenzarse con ambas de espaldas e ir girando progresivamente a las mismas hasta que el último día se encienden enfrentadas.

Al Norte: la vela paloma.

Al Oeste: la vela cráneo.

Ungir todas con el aceite.

Protección espiritual

Usando mentalización, portando o escribiendo el símbolo de la Policía Oculta, hecho en plata en múltiplos de 7 ó 9. El rojo escarlata del triángulo y todo el talismán debe ser consagrado en ritual.

Protección especial a realizar en fechas consagradas

(24 de junio, 31 de octubre, 25 de diciembre, 21 de marzo, 30 de abril)

Reunir:

7 velas rojas

7 velas azules

7 velas siete poderes

7 velas marrones

7 velas verdes

7 velas naranja

7 velas negras

7 velas violeta

7 velas celestes

7 velas rosadas

aceites de incienso, mirra, estoraque, benjuí, almizcle, sándalo, lavanda y romero.

Disponer:

Al Este: la vela roja.

Al norte: la vela siete poderes.

Al Oeste: la vela marrón.

Al noreste: la vela violeta.

Al noroeste: la vela negra.

Al Sudoeste: la vela naranja.

Al Sur: la vela azul.

Al Sudeste: la vela verde.

Al centro: la vela celeste y la vela rosada.

Mezclar previamente todos los aceites y ungir todas las velas, menos las negras.

Contra espíritus infernales

Quemar simultáneamente (o aceites esenciales en un hornillo, o la hierba misma) sahumerios de las siguientes características, en las proporciones indicadas, durante nueve días, tres veces por día:

4 partes de salvia

2 partes de romero

3 partes de verbena

2 partes de perejil

2 partes de belladona

1 parte de opium

1 parte de rosa

1 parte de violeta.

Para destruir a un enemigo

Reunir:

7 velas sapo negro

7 velas hacha roja

7 personas negras (en cuya espalda se escribe de arriba hacia abajo el nombre del enemigo)

4 velas espada de San Jorge

7 velas corazón negro

7 velas lisas negras

7 velas fetiche negro

1 vela ataúd

7 tijeras negras

aceite común de cocina quemado

azufre

Disponer:

Al Este: la vela hacha.

Al Noreste: la vela espada de San Jorge.

Al Norte: la vela ataúd.

Al Noroeste: la vela negra (además del habitual "punto de fuga" más alejado del conjunto del ritual.

Al Oeste: la vela sapo.

Al Sudoeste: la vela corazón.

Al Sur: la vela fetiche.

Al Sudeste: la vela tijera.

Al centro: la vela persona.

Ungir todas las velas con el aceite y el azufre.

NOTA IMPORTANTE: Aquí tenemos un típico ejemplo de un ritual de siete días donde debe regularse la duración de las distintas velas. Mientras que aquellas que son indicadas en número de siete deberán consumirse una por día, las espadas (4), deberán durar, respectivamente, dos días cada una, excepto la última que lo hará un día (también puede ser un día la primera y dos días las siguientes), la vela ataúd deberá marcarse en siete partes consumiéndose una por día.

Para alejar a un/a amante

Reunir:

7 corazones negros

7 gatos negros

1 v íbora de dos cabezas, roja

1 nudo negro

3 sapos negros

3 hachas negras

1 pendorcho negro

1 tijera negra

aceite de sándalo

almizcle

Disponer:

Al Este: la vela v íbora de dos cabezas.

Al Norte: la vela gato.

Al Noroeste: la vela corazón.

Al Oeste: la vela sapo.

Al Sur: la vela hacha, frente a ésta -en dirección al centro- la vela tijera y frente a ésta a su vez, la vela pendorcho.

Al centro: la vela nudo.

Ungir todas las velas con el aceite y el almizcle.

Protección de la casa contra todo enemigo

Reunir:

7 Budas siete colores

7 puños blancos

7 fetiches rojos

7 espadas de San Jorge

aceite de opium

benjuí en polvo

Disponer:

Al Este: la vela Buda.

Al Norte: la vela puño.

Al Sur: la vela espada de San Jorge.

Al centro: la vela fetiche.

Ungir todas las velas con el aceite y la resina.

Para vencer el temor

Untar detrás de las orejas y muñecas todos los días a primera hora, grasa de león.

Sahumar con menta y maderas de oriente. Moler alcanfor, mezclar con aceite de benjuí, estoraque y sangre de drago, hacer una pasta y envolver con un trozo de tela roja, llevándola en contacto físico.

Para invocar espíritus de difuntos

Un sábado en hora saturnina, debe estar presente algún pariente en primera generación (padre, madre, hermano, hijo o hija).

Se reunirán:

300 gr de azufre

50 gr de fundanga o pólvora negra

3 gotas de mercurio

200 gr de nitrato de plata

400 gr de sangre de drago

400 gr de sándalo en polvo

125 cc de aceite de oliva

Hacer una pasta y dividir en 8 partes. Con 4 partes, ungir 4 velas, negra, roja, violeta y naranja. Colocar la negra al noroeste, la roja al sudeste, la violeta al noreste y la naranja al sudoeste.

Las 4 partes restantes van a 4 vasijas de barro y se queman en los 4 puntos cardinales.

En el centro, se enciende una vela blanca. Ubicarse en el suelo frente a ésta. En el norte, colocar un recipiente de metal con agua común, lleno, y las tres gotas de mercurio en el interior de esa vasija. En el Sur quemar incienso y mirra. En el Este y el Oeste, carbones inciensarios con ruda seca, sin encender.

Repetir entonces:

"Adonai Sabaoth, Adonai Sabaoth, Aeris, Gadol, Leoleno, Adonai Aom". Y llamar tres veces al difunto, mirando la llama de la vela. Luego se debe observar el fondo del recipiente metálico. Si las gotas se han reunido, repetir la frase después de encender la ruda, sentarse en el lugar original, llamar una tercera vez al difunto y desviar la mirada de la llama de la vela hasta llevarla por encima del hombro derecho de la persona sentada enfrente nuestro. Allí estará.

Para cortar maleficios

Reunir:

7 sapos blancos

1 vela forma San Cipriano

7 personas blancas (preparadas)

3 tijeras rojas

7 puños San Jorge

aceite de benjuí

benjuí en polvo

incienso en polvo

Disponer:

Al Este: vela San Cipriano.

Al norte: vela sapo.

Al Oeste: vela puño de San Jorge.

Al sur: vela tijera.

Al centro: vela persona.

Todas ungidas con el aceite y las resinas.

Para cortar una ligadura sexual

Reunir:

7 pendorchos blancos

7 tijeras rojas

7 hombres rojos

7 sapos rojos

7 velas lisas naranja

Disponer:

Al Este: la vela hombre, frente a ella, hacia el centro, la vela tijera, y frente a ésta, a su vez, la vela pendorcho.

Al norte: la vela sapo.

Al sur: la vela naranja.

Capítulo siguiente - Los genios planetarios I
Capítulo anterior - Algunos ejemplos prácticos

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Curso de autodefensa psíquica


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Cómo tratar a personas difíciles
Todo el mundo ha tenido que tratar en alguna ocasión con ellos: entorpecen el... [13/11/01]
264.474  
2. Cómo superar el miedo a volar
¿Le dan pánico los aviones? ¿Siente un sudor frío cada vez que pisa un aeropuerto?... [04/03/02]
13.248  
3. El arte de dirigir tu propia vida
El "liderazgo personal" es el rol que adoptamos todos para dirigir nuestra vida y... [14/01/03]
46.387  

Capítulos del curso