12.180 cursos gratis
8.736.584 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Curso de autodefensa psíquica

Autor: Gustavo Fernández
Curso:
8,89/10 (44 opiniones) |32129 alumnos|Fecha publicación: 23/06/2006
Envía un mensaje al autor

Capítulo 28:

 Preparación de amuletos y talismanes I

"Siempre se debe avanzar, siempre se debe sembrar y dejar a los demás que recojan la cosecha". Cagliostro

Entre las numerosas técnicas existentes de protección frente a las Agresiones Psíquicas, en sus más diversas formas, un capítulo especial merece la preparación de amuletos y talismanes, tema que abordaremos ahora, si bien, en algunas de nuestras clases anteriores, lo hemos considerado periféricamente, cuando nos referimos a las "bolsitas gambusinas" y también cuando, describiendo los rituales de "consagración" de las fechas calendarias especiales, mencionamos que eran ocasiones propicias para "habilitar" objetos útiles para nuestra defensa.

Sería tedioso repetir aquí - en consideración a los alumnos históricos y fieles lectores de nuestros trabajos- los fundamentos racionales, si no científicos, en que se afirma la credibilidad de amuletos y talismanes. Al lector recién llegado a estas líneas, lo remito a los históricos de nuestra revista "Al Filo de la Realidad" (www.eListas.net/lista/afr/archivo ), más concretamente a la serie de artículos sobre "Fundamentos Científicos del Ocultismo", donde abrevará en las argumentaciones que, en honor al espacio - y la paciencia del alumnado de este curso- no repetiré aquí. Permítaseme, no obstante, recordar que la animadversión que la opinión pública tiene hacia estos objetos, considerándolos exponentes de la credulidad ingenua o la superstición ignorante, es más la consecuencia de la imposición de un paradigma cultural (aquél que dice que si lo científico, entendido aquí no como lo metodológico-experimental sino como lo académico, no lo considera "serio", entonces "no es verdad") que resultado del viejo y querido método del ensayo y error, el único dintel seguro que soporta el acceso al Saber. De forma que, además de remitirles a aquellas reflexiones y consideraciones ya citadas, me gustaría sostener que la mejor evidencia de la credibilidad de amuletos y talismanes debe estar dada - como yo sostengo- por la propia experimentación. Creo firmemente que nunca un tema es por sí mismo serio o absurdo: lo serio o absurdo será el método -o la falta de él- con que abordemos su estudio. Y me causa mucha gracia descubrir que el ciento por ciento de los escépticos en amuletos y talismanes jamás se han puesto, seria y concienzudamente, a fabricar uno. En cuanto a la opinión pública, ¿acaso hay actitud más "mágica" que sostener o denostar algo sólo porque ciertos autotitulados referentes del Saber Científico así nos lo dicen?. Porque, aunque a la gente no le gusta pensar en esto con demasiada frecuencia, el 99 % de nuestras creencias -perdón, conocimientos- se basa en lo que suponemos que otros han comprobado: lamentamos que no haya una vacuna contra el SIDA, porque nos han dicho desde el poder que no la hay. Les enseñamos a nuestros niños que todas las drogas son peligrosísimas (aun las naturales y empleadas con fines místicos, sagrados) porque nos han dicho desde el poder de sus consecuencias letales.

Desconfiamos de ciertas enseñanzas (sean éstas religiosas, políticas, etc.) porque nos han dicho desde el poder de sus mefistofélicas consecuencias. Lo único que no nos han dicho desde el poder es por qué tenemos que aceptar su palabra como cierta y verdadera.

Pero no nos vayamos por las ramas. Les invito entonces a ingresar en el fascinante mundo de los amuletos y talismanes, y a experimentar sus apasionantes efectos.

Lo primero que debe entenderse es la diferencia conceptual entre amuleto y talismán:

mientras el primero genera un campo o efecto de protección que resguarda a quien lo emplea de la incidencia de factores perturbadores exteriores, el segundo modifica el entorno. El amuleto nos cubre, incrementando nuestras defensas; el talismán acciona sobre esos causales exteriores. O, para acudir a un símil ilustrativo, mientras el amuleto es el escudo, el talismán es una lanza. Uno, entonces, deberá discernir en qué circunstancia es más necesario el empleo de uno u otro, debiéndose entender, por razones que iremos explicando, que no existen, en ninguna de estas dos categorías, objetos que cumplan ambas funciones a la vez, ni tampoco que abarquen con sus efectos distintos matices de la naturaleza humana: así, mientras podremos prepararnos un talismán que nos permita generar consecuencias positivas en nuestro trabajo, el mismo no servirá para predisponer a la persona que nos gusta a una relación amatoria. Mientras un cierto amuleto nos protegerá de las "infestaciones psíquicas" o las agresiones psíquicas nacidas de ataques conciente y voluntariamente digitados por terceros mediante técnicas mentales o rituales, el mismo no nos protegerá de ladrones nocturnos. Será conveniente, entonces, que pacientemente vayamos preparando una serie de los mismos, y empleándolos de manera alternada según la naturaleza de nuestras necesidades. Lo que cuelga de mi cuello cuando concurro a un domicilio particular con manifestaciones de psicoquinesis espontánea recurrente (poltergeist) por caso, no es lo mismo que llevo cuando asisto a una reunión de negocios con mis asociados. Por supuesto, es un tanto incómodo -amén de verse ridículo- andar por ahí con seis o siete medallones colgados del pescuezo (aunque seguramente para alegría de traumatólogos y ortopedistas) de manera tal que la idea es tenerlos aprontados; e ir empleándolos de acuerdo a las necesidades. Pero esto tiene mucho que ver con la capacidad individual de advertir que amuletos, talismanes, velas, crucifijos, estrellas de David, anillos atlantes, etc., son simples potenciadores de nuestras cotidianas capacidades, y que simplemente allanan ciertos caminos o dificultades en la consecusión de nuestros objetivos. Proceder, así, con actitud mental absolutamente independiente de considerar que el éxito o fracaso en nuestra vida están necesariamente condicionados por si tuvimos cuidado de elegir el amuleto adecuado antes de salir de casa por la mañana o por el contrario, v íctimas de un despiste autodestructivo, dejé colgado mi talismán en el grifo del baño antes de desayunar. Si nos ocurre esto último (no hablo de dejarlo en el grifo; hablo de depender en demasía de él) haremos de un saber vasto y apasionante un simple fetichismo, espúreo territorio de las mediocridades y mezquindades humanas.

El orden de los factores a considerar -por estricto, además, orden de importancia- en la preparación de uno de estos objetos (luego de determinada cuál de ambas clases necesitamos) estaría dado por:

- Selección del símbolo (palabra, grafía, números, etc.) que llevará inscripto.

- Determinación del material a emplear.

- Elección de los horarios para su fabricación.

- Determinación del Haiöth-haködesch (entidad espiritual) que fijará sus efluvios en él.

- Ritual de consagración (ya descripto en clases anteriores).

- Purificación periódica, descarga y carga.

Por supuesto, para el cuarto punto pueden ustedes acudir a las dos clases anteriores.

No obstante, sería interesante que apliquen la información que brindamos a continuación.

Capítulo siguiente - Los Haiöth-Haködesch
Capítulo anterior - Los genios planetarios II

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Curso de autodefensa psíquica



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Cómo tratar a personas difíciles
Todo el mundo ha tenido que tratar en alguna ocasión con ellos: entorpecen el... [13/11/01]
264.474  
2. Cómo superar el miedo a volar
¿Le dan pánico los aviones? ¿Siente un sudor frío cada vez que pisa un aeropuerto?... [04/03/02]
13.248  
3. El arte de dirigir tu propia vida
El "liderazgo personal" es el rol que adoptamos todos para dirigir nuestra vida y... [14/01/03]
46.387  

Capítulos del curso


¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail