12.174 cursos gratis
8.742.491 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capýtulo 5:

 Emociones e inteligencia. Equilibrio psicológico (2/2)

La religión y algunas doctrinas filosóficas también apuntan sus miras hacia las emociones del ser humano.

Cada uno de nosotros, si queremos continuar con el consejo socrático de “conócete a ti mismo” podríamos preguntarnos sobre nuestras emociones.

¿Nos ponemos en contacto con nuestra parte emocional? ¿Dejamos que se manifiesten nuestras emociones?  O somos como el personaje extraterrestre de aquella famosa serie de televisión “Viaje a las estrellas”, Mr. Spock que era todo intelecto y carecía de emociones.

Solo que no es lo mismo carecer a no sentir. ¡Las emociones son parte de todo ser humano! que las reprimamos, proyectemos, intelectualicemos, racionalicemos, desplacemos, es otra cosa muy diferente.

Hoy en clase estaba una alumna distraída, y le hice la siguiente pregunta

“¿Señorita, me podría  decir de que está hablando su compañera?”

¿Me  pregunta a mí?

Sí, le pregunto a usted.

¡No sé! porque aún no he comprado el libro.

Voy a finalizar  el estudio de la Intelectualizacion, con un ejemplo extraído de un libro sobre la psicoterapia que practicaba el Dr. Milton H. Erickson y que actualmente yo practico (más crema a mis tacos):

“Una pareja acude después de tres años y medio de casados a mi consultorio y, con extrema turbación y mojigatería, me contaron su triste historia en un lenguaje de lo más formal y envarado. La pareja no podía engendrar hijos y seguían sin tener descendencia, no obstante el asesoramiento y los exámenes médicos a que se habían sometido. Mientras me contaba su problema en presencia de su esposa, el catedrático me dijo:

“En mi opinión y también en la de mi esposa, hemos llegado a la conclusión de que es más correcto que exprese nuestra dificultad en nombre de los dos, en forma sucinta. El problema nos perturba sobremanera y está destruyendo nuestro matrimonio. Dado nuestro deseo de tener hijos, todos los días, por la mañana y por la noche, nos hemos unido conyugalmente con todos los concomitantes fisiológicos que ello implica, con el objeto de procrear. Los domingos y los feriados hemos llegados a unirnos cuatro veces al día, con todos los concomitantes fisiológicos que ello implica, con el objeto de procrear. No hemos permitido que la incapacidad física interfiera en esto. Esta frustración de nuestros deseos filoprogenéticos ha hecho que la unión conyugal sea cada vez más desagradable para nosotros; esta circunstancia no ha perturbado nuestros esfuerzos procreadores; pero descubrir nuestra creciente impaciencia mutua es motivo de angustia para ambos. Es por eso que recurrimos a usted, ya que los otros tratamientos médicos han fallado”.....

A ésta altura de su exposición lo interrumpí, diciéndole: usted ya ha formulado su problema. Querría que permaneciera callado mientras su esposa expresa su opinión con sus propias palabras.

Así lo hizo ella, con frases casi tan pedantes como las de su marido y con una turbación todavía mayor.

Entonces les dije: Puedo corregir su problema, pero tendré  que aplicar una terapia de choque; no me refiero al choque eléctrico o físico, sino al psicológico. Los dejaré aquí solos durante quince minutos, para que intercambien opiniones y decidan si están o no dispuestos a recibir un choque psicológico bastante fuerte. Después vendré a preguntarles que han resuelto, para obrar en consecuencia.

Salí del consultorio, volví a los quince minutos y les pedí que me dieran su respuesta.

“Hemos discutido el asunto objetiva y subjetivamente, llegando a la conclusión de que soportaremos cualquier cosa que pueda satisfacer nuestros deseos filoprogenéticos”, dijo él.

¿Está usted plenamente de acuerdo en eso? Le pregunte a ella,

Y me contestó: “Lo estoy señor”

Les explique que el choque psicológico involucraría sus emociones y les provocaría una determinada tensión emocional, y continué diciéndoles: los dos sufrirán un fuertísimo choque psicológico, si bien será bastante sencillo de administrar. Siéntense, pasen las manos por los costados de las sillas, agárrense fuertemente de la parte inferior del asiento y Escuchen bien lo que les diga. Una vez que haya terminado de hablarles, quiero que permanezcan en absoluto silencio mientras les administro el choque. En pocos minutos podrán salir de aquí y volver a sus casas. Quiero que los dos mantengan un silencio absoluto en todo el viaje de regreso; mientras permanezcan así, descubrirán que un tropel de pensamientos pasan vertiginosamente por si psiques. Cuando lleguen a casa, seguirán callados hasta que hayan entrado y cerrado la puerta. ¡Entonces serán libres! Ahora sujétense fuertemente de los asientos, porque voy a explicarles el choque psicológico. Es éste:

“Durante tres largos años ustedes se han unido conyugalmente por lo menos dos veces por día y en ocasiones hasta cuatro veces en veinticuatro horas con todos los concomitantes fisiológicos y con el propósito de procrear, y han visto frustrados sus deseos filoprogenéticos.

Pues bien, ¿¡Por qué demonios no fornican por placer y le rezan al diablo para que ella no quede preñada hasta dentro de tres meses, por lo menos!? ¡Ahora váyanse por favor”……!

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Autoayuda y superación personal. Psicología del comportamiento



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Psicología del enamoramiento: amor y comportamiento emocional (Autoayuda)
Psicología en el amor . Curso de autoayuda para comprender las emociones y el... [08/01/10]
4.323  
2. Autoconfianza para la superación personal y el éxito (autoayuda)
La autoconfianza , fuente de superación personal , es el resultado de una... [18/02/10]
4.519  
3. Evolución del comportamiento humano. Psicología
Con este curso aprenderemos que la psicología de la evolución del... [24/08/10]
453  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail