12.176 cursos gratis
8.741.938 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capýtulo 11:

 Cuento: Cruzando el Río. Día 2

CUENTOS DE SABIDURÍA MILENARIA

Patrimonio ético de la Humanidad

EL RÍO

Un anciano maestro Zen y dos discípulos caminan en silencio a lo largo de un sendero de la vasta y milenaria llanura oriental. De pronto, llegan a un riachuelo. Sentada en una orilla se halla una hermosa muchacha que observa sonriente cómo se acercan los tres caminantes.

No hay que estar ciego para reconocer el atractivo que la joven ejerce en los dos discípulos que, en seguida, se percatan de la alegría que refleja su rostro y la radiante energía de su cuerpo.

"¿Quién de los dos jóvenes me tomaría para ayudarme a cruzar el río?", pregunta ella con frescura y cierta provocación.

Los dos discípulos se miran entre sí, y a continuación dirigen un gesto interrogante al maestro.

Éste, mira con profundidad a cada uno de ellos, y no desvela palabra ni gesto alguno.

Tras un largo y tenso minuto de contradicción y duda, uno de los discípulos avanza y tomando en los brazos a la muchacha, cruza el río entre caricias y pequeñas risas.

Al llegar a la otra orilla, ella le da un cálido beso y se despide con ardor. Al momento, el joven da media vuelta y se reintegra sonriente al grupo.

El rostro del otro discípulo que ha permanecido junto al sabio se muestra turbado, no cesando de proyectar interrogadoras miradas al impasible y silencioso anciano, que ecuánimemente calla y tan sólo observa.

Pasan las horas mientras el grupo avanza silencioso por entre montañas y valles, pero la mente y el corazón del discípulo que no ha cruzado el río siguen enganchados y obsesionados por aquel acontecimiento del pasado. Al parecer, no se siente capaz de romper su voto se silencio, como tampoco de liberarse del deseo y del recuerdo que lo encadena.

Al anochecer, sus movimientos no parecen habituales, ya que se quema con el fuego que enciende, derrama el té de su cuenco y, además, tropieza con torpeza junto a la raíz de un árbol.

Tras cada error y desatención, su mirada siempre encuentra el rostro impasible e impertérrito del anciano, que le observa sin juicios ni palabras.

De pronto, la tensión llega a ser tan atormentadora que rompiendo un silencio de semanas, interpela al maestro diciendo furioso:

"¿Por qué no has reprendido a mi hermano que rompiendo las reglas de la sagrada sobriedad ha excitado el fuego de su sensualidad con la muchacha del río? ¿Por qué? ¿Por qué no le has dicho nada? ¡No me digas que la respuesta está en mi interior, porque ya ni oigo, ni veo nada con claridad. Necesito entender! Dame una respuesta", suplica iracundo.

El anciano, mirándole con una extraña mezcla de rigor y benevolencia, responde con serenidad y contundencia:

"Tu hermano tomó a la mujer en una orilla y la dejó en la otra. Mientras que tú tomaste a la mujer en una orilla y todavía NO LA HAS DEJADO".

¿Qué enseñanza toca tu corazón en este cuento?

reflexiones para sentir

¿Te has visto alguna vez prisionero de algún deseo insistente? ¿Cómo lo resolviste?

¿Qué piensas de la represión? ¿Resuelve realmente algo o tan sólo lo engrandece y aplaza? ¿Cómo evitar pasiones y reacciones inconvenientes o dañinas, sin necesariamente tener que reprimir?

¿Piensas que son "transmutables" nuestros instintos más primarios, y que podemos subordinar nuestras emociones más básicas como la crítica y la violencia, a nuestros valores esenciales?, ¿de qué depende?, ¿es ésa la verdadera libertad de la que hablan los libros sagrados de la humanidad?

¿Cómo piensas que lograrías "soltar" un pensamiento repetitivo de expectativa inconveniente de placer? ¿Piensas que vivirlo es una forma de soltarlo?

¿Dónde te ha conducido la represión?, ¿has pasado posteriormente factura por otro lado?

Por más liberal que seas, ¿qué acciones son perjudiciales realmente justificando la represión y transmutación de nuestros deseos y pasiones?

EN EL DÍA DE HOY

Observa si tu manera actuar es "reactiva". Es decir, que depende de las circunstancias externas (actuar de fuera adentro), en vez de "proactiva", desde tu propio criterio y decisión (actuar de dentro a fuera).

Permanece atento al escenario de tu vida, y observa si se reproduce alguna situación análoga a la obsesión por el deseo no satisfecho, como lo sucedido en el relato del Río.

Capýtulo siguiente - Amor y relaciones. Día 1
Capýtulo anterior - Nuestras Metas. Día 3

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Autoayuda. Reinvéntate a ti mismo



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Autoayuda. Eres el resultado de ti mismo
Autoayuda . Eres el resultado de ti mismo , hemos recibido una serie de creencias... [12/11/09]
1.434  
2. Autoayuda
Cada persona puede ayudarse a si misma, tenemos el medio, solo es necesario... [21/12/05]
3.585  
3. Autoayuda. La confluencia
Autoayuda. La confluencia es un mecanismo de defensa psicológico que consiste en... [11/12/09]
529  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail