12.169 cursos gratis
8.789.221 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Autoayuda. Meditación con el sitar

Autor: Jordi Mas i Manjon Ph.D
Curso:
10/10 (2 opiniones) |779 alumnos|Fecha publicación: 25/08/2009
Envía un mensaje al autor

Capítulo 7:

 Causalidad y efecto. Evolución del acto

Pregunté de nuevo, ¡dime amado Ganges, amado Ganga como hace miles de años te nombran los afortunados de haber nacido en tus orillas.

¿Díme que son estas maravillosas palabras del Honorable del Mundo, la evolución del acto? El Sagrado río respondió, El Despierto, dijo, por la evolución del acto el que despoja a su vez será despojado, el que hace daño a su vez será dañado.

Es sencillo explicar lo que acontece con términos de buena o mala suerte, evitando de ese modo la responsabilidad de la evolución del acto.

Cada acción tiene una causalidad y un efecto, ello es la evolución del acto, nada sucede por casualidad todo es causal, un ligero movimiento en un pensamiento y este tiene un efecto causal, que puede conducir a propiciar una situación favorable o desfavorable.

Hay una vieja história, de un pueblo en que las cosechas habían sido en los últimos años paupérrimas, el río fluía con poca agua, los animales enfermaban, las personas se enfrentaban, todo era caótico.

Alguien sabio del pueblo, se le ocurrió proponer, que invitaran a ir al pueblo a un monje con fama de ser santo. Así lo hicieron invitaron al monje, y este accedió a ir al pueblo.

A petición del monje, acomodaron su alojamiento en las afueras del pueblo, en una pequeña y modesta cabaña, desde la posición de la cabaña, se podía avistar el pueblo, el río estaba cercano, y como el resto del pueblo, la tierra estaba yerma, seca y la vida parecía huir de ese lugar como en el resto del entorno.

El monje se acomodó en la cabaña, iba todos los dias a buscar agua al río, regaba una pequeña parcela, hacía sus plegarias, meditaba, comía y descansaba.

Fueron pasasando los dias, y el monje hacía la misma rutina todos los dias, los del pueblo estaban vigilando sus andanzas, y algunos empezaron a preocuparse porque ellos no observaban que el monje hiciera algo especial para mejorar la situación del lugar.

El habitante del pueblo que había tenido la idea de que fuese invitado el monje, convenció a todos los demás de que le dejasen hacer, fueron pasando los dias y las semanas y muchos de los habitantes empezaron a desesperar ante la situación no cambiante, pero aguardaron.

Un día de súbito todo cambió, empezó a llover, las cosechas empezaron a crecer, los animales ya no enfermaban y las gentes no disputaban.

Todo mejoró tanto, que el pueblo se volvió floreciente y al cabo de un tiempo el más próspero de toda la región.

Algunos del pueblo finalmente fueron a agradecer al monje lo que hubiera hecho, se dirigieron a visitarle.

El monje estaba preparandose para irse, los visitantes al ver que se iba trataron de impedirselo, pero el monje insistió, al fin cedieron a su deseo, pero antes le preguntaron, que es lo que había hecho para que todo se volviera próspero.

El monje respondió, he hecho lo que hago siempre, coger agua del río, cuidar el huerto, meditar, descansar, estar en paz conmigo mismo.

Esto es la evolución del acto, lo que había hecho el monje era con su conducta correcta propiciar la causalidad para que se reintegrase el Todo en el que había sido un entorno en desgracia.

No había sido una cuestión de suerte, ni de mala suerte, la evolución del acto había propiciado una causalidad, en la primera ocasión en modo desafortunado para el entorno en la segunda ocasión de modo propiciatorio.

Cada pensamiento, es una simiente para un evento causal, no hay suerte ni mala suerte, ello son creencias, para justificar la irresponsabilidad de nosotros mismos, de nuestros actos.

Somos responsables de lo que nos acontece, tanto en lo favorable como en lo desfavorable, no hay formulas mágicas que resuelvan las situaciones críticas.

Nosotros determinamos nuestro presente y propiciamos nuestro futuro, la evolución del acto es una cadena causal de sucesos con unos efectos, y estos efectos son los que percibimos, obviando la raiz de ellos.

Si somos conscientes de la realidad causal de lo que nos acontece, responsabilizandonos de todos los sucesos presentes, la evolución del acto tendrá el ambiente propiciatorio para que todo sea favorable.

Comprender esto es alcanzar un nivel de consciencia correcto, con ello no solamente favorecemos nuestra vida, también favorecemos la vida de los otros seres sintientes.

Capítulo anterior - Sobre la muerte

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Autoayuda. Meditación con el sitar



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Autoayuda
Cada persona puede ayudarse a si misma, tenemos el medio, solo es necesario... [21/12/05]
3.585  
2. Meditación
Este curso enseña una de las tantas técnicas de meditación, la meditación es útil... [16/09/05]
12.298  
3. Autoayuda. La confluencia
Autoayuda. La confluencia es un mecanismo de defensa psicológico que consiste en... [11/12/09]
529  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail