12.170 cursos gratis
8.782.586 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Atributos de Dios

Autor: EDGAR QUINTANILLA
Curso:
8/10 (1 opinión) |45 alumnos|Fecha publicación: 21/07/2011
Envía un mensaje al autor

Capítulo 6:

 Santidad y justicia. El señor

SANTIDAD

Dios es Santo, Santo, Santo- El término santo significa- separado, puesto aparte. 1ª P.1:13-16 Padre, Jn.17:11 Hijo, Hch.4:27 Espíritu, Jn.14:26. Sal.99:9 (Ex.15:11, Is.6:3, Ap.15:4). 1ª Jn.3:5

En el AT la santidad de Dios se hacía patente en la distancia que mantenía entre si y los hombres. *Solo los sacerdotes podían ofrecer los sacrificios. *El lugar santísimo era accesible solamente al sumo sacerdote, una vez al año (Lv.16:2). *Las victimas debían ser intachables (Lv.22:20). *Estaba prohibido mirar el arca y con mayor razón tocarla (1ª S.6:19-20, 2ª S.6:6-7). No se puede ver el rostro del Señor y seguir con vida (Ex.33:20)

Esta santidad exterior ilustra la santidad moral de Dios, su horror hacia el pecado y su perfección en el bien. Así mismo, exige la santidad de los adoradores (Lv.19:2). En el NT la santidad de Dios se manifiesta por la santidad perfecta de nuestro Señor Jesucristo, Jn.8:46 (¿Quién de vosotros me redarguye de pecado?), Jn.14:30 (el príncipe de este siglo nada tiene en mi), y sobre todo por el sacrificio de la cruz, He.9:22. Dios nos revela su Santidad y su imperativa resolución de cortar la inmundicia para santificar en Isaías 6, igual que en Génesis 6.

Dios es eternamente Santo. Por lo tanto sus hijos debemos ser santos en toda nuestra manera de vivir. No olvide que la santidad en el creyente es en realidad fruto o evidencia del poder de Dios manifiesto en la obra gloriosa de la sustitución de Cristo para justificación del pecador (véase el atributo de justicia), esto derivado del milagro de la regeneración, Ez.36:16-33 y si no hay claras evidencias del fruto bueno, el árbol sigue siendo malo, Mt.7:13-27.

El Dios Santísimo no libera del pecado a los hombres para que sigan viviendo injustamente, sino para que vivan en santidad y justicia, Jn.8:34 y Ro.6:15-22. Dios no saca de la mundanalidad al hombre, para que siga conformándose a los deseos mundanos que antes tenía estando en su ignorancia, sino como El es Santo y la única manera de entrar en su presencia es en perfecta santidad, nos santifico en el sacrificio espiritual de Cristo y al recibirlo por fe somos renovados, pero no para seguir sirviendo a las pasiones y deseos temporales, desordenados y ambiciosos del mundo, sino para presentarnos delante de su misma Presencia en santidad perfecta y prepararnos para una convivencia perpetua con El por la eternidad. Dios nos llama a Su santidad eterna.

JUSTICIA

Dios es Justo-El término en hebreo Tsaddic proviene de la raíz tsadac que significa ser derecho en un Sal.7:11-17 sentido moral. Significa ser Recto y significa ser verdadero habla de la perfecta exactitud Sal.5:4-5 de la moralidad de Dios, siendo El así, la única medida justa que puede medir Sal.11 eficazmente la moralidad de los hombres, 2ª Co.10:12-13 y Ef.4:13. Solo los estándares de Hch.17:31 Dios son perfectos, aunque las materias humanistas propongan otros estándares por sus filosofías opuestas a la Teología, estas no pueden conducir al ser humano a la reconciliación con su creador, manteniendo siempre un círculo vicioso de inestabilidad moral y emocional por la ausencia de los principios de Justicia exactos que nunca podremos alterar, aunque los ignoremos.

 Por esta causa los seres humanos siempre estamos tratando de justificarnos ineficazmente y tardamos en entender que el problema no es con nosotros mismos (como enseña la psicología), sino con los estándares de Dios que hemos pisoteado por nuestras actitudes, motivaciones y acciones. El problema es con Dios y el problema es que Dios no es una filosofía de invención humana, Dios no es solo un ser superior que el hombre invento para tratar de encontrar equilibrio personal y orden social. Dios es La Verdad, La Rectitud y El Derecho de todo el Universo que El creo y nosotros entramos en su eternidad cuando El nos dio la vida, por lo tanto la solución no está en nosotros mismos, sino en El. Aunque su Justicia no invalida su Misericordia, anuncia el Juicio venidero al que será sometida toda la humanidad con sus estándares perfectos. Su Juicio será enteramente Justo, Ro.3:5-6.

Usted y Yo hemos pecado y Dios es Justo y no pasara por alto nuestro pecado, merecemos justamente la muerte eterna (eterna separación de su gracia) porque hemos pecado. Muerte significa eterna condena de Dios bajo su ira en el Infierno. Por ningún motivo piense que el Infierno es el cuartel general del diablo y que el diablo será el director general del mismo. El Infierno fue creado por Dios, igual que el cielo y la Tierra y es el lugar que la Biblia denomina Lago de fuego, donde el mismo Satanás (la serpiente antigua) será atormentado por los siglos de los siglos al igual que el impío y eso es justo, su Justicia nos condena, El Dios tres veces Santo es Justo.

Dios ha dicho: *El alma que pecare esa morirá, Ez.18:4-32. No tendrá por inocente al culpable, Nah.1:3. No justificara al impío, Ex.23:7. El mando:

1-No tendrás dioses ajenos delante de mí. 2-No te harás imagen, ninguna semejanza… 3-No tomaras el Nombre del Señor tu Dios en Vano… 4-Acuérdate del día de reposo… 5-Honra a tu padre y a tu madre… 6-No mataras. 7-No cometerás adulterio. 8-No robaras 9-No hablaras contra tu prójimo falso testimonio. 10-No codiciaras cosa alguna de tu prójimo.

La ley no fue dada para el justo sino para los transgresores, 1ª Ti.1:8-11. ¿De qué manera Dios manifiesta su misericordia sin invalidar su Justicia? La respuesta está en el sacrificio de su Hijo Jesucristo. Solo Dios puede justificar al pecador (declararlo justo y absuelto de su Ira) y aceptarlo ante El para toda la eternidad, cuando éste cree en Jesucristo y se arrepiente de sus transgresiones (cambia su mentalidad) y da fruto de haberse arrepentido, es decir, el pecado que antes amaba, ahora lo aborrece y al Dios que antes aborrecía (evitándolo) ahora lo ama y lo desea. Siendo Cristo el Sustituto del pecador en la cruz del calvario, Ro.3:26, 1ª P.2:24, 1ª P.3:18. Dios derramó su Ira sobre Cristo en la cruz, como si hubiese sido el más vil pecador para satisfacer plenamente sus demandas de Justicia, 2ª Co.5:21, de manera que el pecador arrepentido es misericordiosamente sustituido, pero justamente justificado en el que entregó su vida por él, solo por gracia. Así el perdón de nuestros pecados y la salvación eterna de nuestras almas se nos otorgó al creer en Cristo, solo por Gracia. Dios no perdonó el pecado, se lo cargó a Cristo. Ahora bien, si el pecador insiste en vivir aborreciendo a Dios (desobedeciéndole), Ex.20:4-6, 1ª Jn.5:3, debe conocer la sentencia, 1ª P.4:1-5 y 18, Ap.21:7-8, 10 y 27.

Si Dios es Justo, El llama a sus hijos a vivir con Justicia. Esa Justicia es fruto en realidad que Dios produce como resultado de la fe, que viene de El mismo al habernos regenerado por amor de su Nombre (Para Regeneración: Ez.36:16-32), 1ª Jn.2:29 y 1ª Jn.3:5-10.

Capítulo siguiente - Dios. Misericordia y amor
Capítulo anterior - Dios. La biblia

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Atributos de Dios



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Amigos de Dios
Este manual es el pensamiento del Beato Josemaría plasmado en una recopilación de... [06/04/05]
2.638  
2. La religión de Dios (Primera parte)
Este es un curso en el que, a través de un análisis comparativo de las religiones,... [25/07/08]
880  
3. La religión de Dios (Segunda parte)
En este curso queremos dar cuenta de cómo a partir de la unidad de las religiones... [25/07/08]
521  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail