12.170 cursos gratis
8.769.792 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Argumentación jurídica

Autor: arturo cancela
Curso:
|487 alumnos|Fecha publicación: 20/05/2011
Envía un mensaje al autor

Capítulo 7:

 Pasos para la descomposición de argumentos

Descartar todo aquello que no haga parte de la argumentación es identificar la conclusión que se está tratando de defender.

Ubicar las premisas que sirven de fundamento a dicha conclusión, y dicho trabajo debe cobijar tanto las premisas explícitas como las tácitas.

La identificación de las premisas explícitas (evidentes) generalmente no representa mayor dificultad, precisamente porque la parte que las propone hace alusión directa a ellas.

Identificar las premisas tácitas, (omisas) ya que estas simplemente aparecen insinuadas y por tanto debe realizarse un análisis cuidadoso para ubicarlas con precisión.

La existencia de premisas tácitas (omisas) puede obedecer a carencias argumentativas o a la intención de ocultar enunciados que le restarían contundencia al argumento por ser falaces o por no guardar relación lógica con la conclusión.

El proceso de descomposición de argumentos debe hacerse a la luz del principio de caridad”, frente a argumentos confusos, darles el sentido lógico, sobre todo cuando se trata de aseveraciones hechas por los procesados.

Concepto de Dilema: Pone a la contraparte en posición de tener que aceptar una de dos posibilidades, las cuales conducen a una misma conclusión. Su expresión lógica es la siguiente: P o Q. Si P entonces S Si Q entonces S.

La utilización de argumentos inductivos para la preparación y participación en la audiencia del juicio oral

El fiscal debe iniciar la preparación del caso desde el momento mismo en que le sea asignado, y debe seguir un procedimiento que le permita construir una argumentación razonable que luego presentará al juez en la respectiva audiencia.

Puede afirmarse que el fiscal realiza dos procedimientos intelectivos:

-Debe establecer qué fue lo que realmente ocurrió, cuál es la trascendencia jurídica y la ubicación típica concreta de la conducta realizada por un determinado ciudadano y

-Cuáles las evidencias que demuestran los hechos, y luego debe establecer la mejor forma de llevar dicha información al juez con el propósito de convencerlo de que su tesis es la más razonable.

Cabe insistir que en un sistema de tendencia acusatoria el juez conoce de los hechos aquello que las partes le informen mediante los diferentes medios de prueba y las argumentaciones que presenten en las respectivas audiencias. Tal y como se concluyó en los acápites anteriores, el primer requisito para la adecuada preparación de una argumentación:

-La ubicación de los puntos de debate o los problemas jurídicos, y, como es apenas obvio, la ubicación de los problemas jurídicos solo es posible si se tiene un adecuado conocimiento de lo sucedido2, pues ello es indispensable para establecer la hipótesis delictiva, esto es, para enmarcar dichos hechos en un tipo penal determinado.

-La correcta ubicación de los elementos estructurales del tipo, incluyendo las circunstancias de agravación y atenuación, permite establecer los problemas probatorios que deben ser abordados en la respectiva audiencia.

El programa metodológico : - un análisis permanente de cada una de las premisas que sirven de soporte al argumento central

(en este caso la petición de condena), y

-conlleva necesariamente un análisis anticipado de los argumentos y subargumentos que a la postre serán presentados al juez. Y hacemos énfasis en que el fiscal debe analizar constantemente la argumentación que está en

construcción, porque solo cuando verifique que sus conclusiones son

razonables podrá tomar decisiones tan importantes como formular

imputación, acusar o solicitar la condena. Así entonces, el programa

metodológico mantiene vigencia durante toda la actuación, solo que

va variando de acuerdo a los resultados de los actos de investigación

y a las valoraciones que el fiscal haga de los mismos.

La evidencia de corroboración.- Aquella que da cuenta de hechos o circunstancias que miradas aisladamente no brindan un apoyo directo o significativo al argumento central, pero que en un contexto determinado resulta útil para darle mayor fuerza a una determinada conclusión. Que esté en capacidad de demostrar la autenticidad de los elementos materiales probatorios y los documentos. Verificar que la evidencia física y los documentos sean auténticos.

El programa metodológico debe incluir:

-Los problemas probatorios relacionados con los elementos estructurales de la conducta punible, pero también debe incluir

-La preparación de los niveles de subargumentación necesarios para mostrarle al juez que el argumento o tesis central (la procedencia de la condena) es razonable.

-Es necesario verificar que la versión es creíble y que el elemento material fue legalmente obtenido y es auténtico.

El contenido de los interrogatorios.- su fin.- Establecer para qué resulta útil un testigo, cuáles son los problemas probatorios que pretende solucionar con un determinado testigo (autoría, culpabilidad, etc.)

Debe tenerse en cuenta que los interrogatorios (y en general la práctica de pruebas) es una forma de argumentar, pues, en últimas, lo que se hace con ello es llenar al juez de razones, de buenas razones, para tomar una determinada decisión. De ahí que el interrogatorio, no es una actividad que se realice sin planeación y sin tener presentes los objetivos que se pretenden alcanzar. El análisis del caso a la luz de la argumentación le permite al fiscal, si no se tiene clara la estructura de la argumentación que se va construyendo a medida que se prepara el caso, de correr el riesgo de dejar de interrogar al testigo sobre temas fundamentales, o de formularle preguntas sobre aspectos que el testigo no conoce, dando lugar con ello a que el testigo pierda credibilidad.

Procesos intelectivos que realiza el fiscal en ejercicio de su función:

1.- verifica lo ocurrido y establece la trascendencia de esa realidad fáctica, y

2.- luego planea la mejor manera de llevar dicha información al juez.

 Pues bien, en este momento nos ocuparemos del segundo aspecto en mención, valga decir, de la persuasión del juez, bajo el entendido de que el fiscal, dado su carácter de funcionario judicial, no podrá hacer uso de sus habilidades retóricas para convencer al juez de algo que no corresponda a la realidad o resulte injusto a la luz del ordenamiento jurídico; como ya se resaltó, la actividad del fiscal apunta, como bien lo anota Manuel Atienza, a una persuasión racional.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Argumentación jurídica



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. La interpretación jurídica
Interpretar consiste en dotar de significado, mediante un lenguaje significativo,... [18/05/07]
3.667  
2. Marco general de la imposición jurídica
Este curso contiene toda la información necesaria para poder conocer los conceptos... [14/03/08]
5.303  
3. La valoración jurídica de la prueba
La valoración de la prueba se puede definir como aquella operación mental que... [10/07/08]
5.180  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail