12.185 cursos gratis
8.726.696 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Antivalores y valores

Autor: Roberto Rafael Bàrcenas Gonzàlez
Curso:
9/10 (11 opiniones) |39022 alumnos|Fecha publicación: 02/06/2009
Envía un mensaje al autor

Capítulo 19:

 La indiscreción. Valor al rescate, la discreción


La indiscreción es un modal que hace de la persona que lo practique se apersone en las cosas o situaciones que no son de su incumbencia, tales como problemas, casos, personas, cosas, accidentes, peleas, discusión es etc. en dos palabra es un metiche.

Pero no-solo es una persona que perturba el entorno social o personal,  ya que además comenta, saca conclusiones, opina y hasta dá fórmulas de composición  o arreglos de situaciones que realmente no tiene nada que ver, ni le reportan ningún beneficio al estar involucrado.

La indiscreción puede generar situaciones de peligro para quien vive la actuación, ya que dentro de su accionar el indiscreto puede aumentar o pronunciar  algo que no es real, y casi siempre las personas indiscretas están en problemas con los vecinos, familiares, o conocidos, por que su deseo incontrolado de mover la lengua, le llega a crear fantasías con  relación a las demás personas que hacen parte de su indiscreción, que se torna odioso, desagradable, y es mirado con desprecio, y no es aceptado en el grupo social.

La indiscreción es dar a conocer al público, al aire situaciones reales o secretas de alguna persona o personas, familia, o membresía, que no deben ser de conocimiento público por que las personas interesadas, no quieren que se sepa o conozca lo que ellos hacen o piensan.

La indiscreción a veces cae en el campo del chismorreo, del mal hablar, y se vuelve una cadena interminable de dimes y diretes, opiniones, comentarios, conceptos, y  conclusiones sin importancia alguna a la comunidad.

Cuando estemos en presencia de una persona indiscreta que comienza a hablar y decir de fulano, zutano, nosequiencito etc. lo mejor es oír, oír y callar para no tener que lamentarse en el día de mañana. Casi siempre los indiscretos terminan por enredar a aquellas personas a quien hacen parte de sus andanzas.

La discreción es una forma de atención pasiva, en la cual la persona puede tener conocimiento total de algún asunto, aspecto o problema, pero
sabe que es mejor estar en una situación normal, en la cual no opine nada, incluso, ni sugiere para no verse comprometido en algo.

La discreción puede asimilarse casi al secreto profesional, o al secreto de confesión, o al origen de la chiva periodística. No hay fuente, no hay origen, no hay agente productor, por lo tanto no hay desarrollo de algo .

Muchas veces la persona discreta es obligada a declarar en situaciones que amerita su testimonio, pero con fines de investigación, aclaración o juzgamiento cuando se está en aras  de una causa justa. Y el testimonio que rinde la persona que lo hace bajo la gravedad del juramento, se debe ajustar a la verdad, solamente la verdad y nada más que la verdad.

Es el testigo que puede ser de oficio o de oída, o presencial cuando hay un accidente, cuando se presenta una tragedia o calamidad, o ante un siniestro, y está obligado a declarar para bien de todos lo involucrados.

Pero insisto; se debe ser discreto con las cosas tanto personales, como ajenas, ya que la discreción además de ser un valor humano, hace a quien lo practica un ser importante, y con un alta autoestima y una personalidad propia.

Pero sucede que muchas veces la indiscreción revela signos de enfermedad mental, y se hace necesario la intervención psicológica o psiquiátrica en estos pacientes que manifiestan conductas anormales, y cabe el término cuando se logre establecer realmente que hay un factor predominante o situación, o malformación genética que lleva a la persona o paciente a actuar en tal o cual forma que no es normal.

Para terminar este segmento, quiero traer a colación un caso de la vida real, y puedes sacar las conclusiones convenientes.

Un niño lloraba en la puerta de su casa, a moco tendido, a chorros de lagrima;  se le acercó un señor, quizás de buena fe y con el objeto de ayudar, y le preguntó: ¿Niño por qué lloras, que te pasó? Y  el niño no contesta. Y repite la pregunta el señor. El niño no contesta. Y el señor repite y repite la pregunta, que al fin el niño entre sollozos contesta:! Mi papá me pegó¡ ¿Y por que te pegó tu papá? El niño no contesta. Repite el señor la misma pregunta, una y otra vez, el niño sigue llorando, y ante tanta insistencia, contesta el niño entre sollozos:

¡POR METERME EN LO QUE NO ME IMPORTA!

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Antivalores y valores


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Adolescentes. Educación. Formación de valores
La educación de los adolescentes (sus valores, principios, problemas ) se trata... [12/08/09]
3.097  
2. Los valores
Para el ser humano siempre han existido cosas valiosas: el bien, la verdad, la... [24/07/08]
68.862  
3. Positivismo con valores
Quieres día a día tener calidad de vida usando valores y a la vez siendo positivo?,... [28/07/05]
3.534  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Te gustaría visitar más cursos gratis de Relaciones humanas?