12.170 cursos gratis
8.774.136 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

El amor universal, reflexiones

Autor: MOISES MATA CASTILLO
Curso:
4/10 (1 opinión) |161 alumnos|Fecha publicación: 09/05/2011
Envía un mensaje al autor

Capítulo 4:

 Inteligencia  o  entendimiento

 “Felices los de corazón limpio, porque ellos verán a Dios”

Uno de los más grandes dones que Dios por medio del Espíritu Santo da a los hombres y a las mujeres , es la inteligencia o entendimiento. Por este don el hombre o la mujer  adquiere su sabiduría sobre todas las cosas de la existencia humana e incluso proyectarse en el conocimiento de lo invisible.

La facultad de la inteligencia permite al hombre y a la mujer penetrar en el interior de las cosas, de las realidades para conocer su verdad. Le permite captar el universo físico en la raíz, fundamento de su  realidad material y extensa, llevándola, por ello mismo, al centro de su universo espiritual interior que no conoce límites.

Por su inteligencia el hombre ha podido descubrir la manera de atravesar los continentes, por medio de trenes subterráneos, construir inmensos navíos que surcan los mares, como los peces viajan debajo del agua en submarinos e imitando a las aves del cielo vuelan por los aires en aviones y en naves espaciales penetran en la inmensidad del universo.

Produce electricidad y la utiliza de diversas maneras: obtener luz, obtener fuerza motriz, para enviar mensajes de un extremo de la tierra y por la electricidad puede oír la voz de los otros a muchos kilómetros de distancia en cualquier parte de la tierra.

Por ello, es triste ver que este don tan preciado  es empleado por el hombre en forma equivocada, para crear y fabricar equipos y herramientas para la guerra transgrediendo uno de los mandamientos de Dios: “no matarás”.

Dios ha dado al hombre este don para que pueda superarse tanto individual como colectivamente en bien de la humanidad, para aumentar el amor, la concordia y la paz. Pero el hombre prefiere emplear este don, muchas veces para destruir en lugar de construir, para la injusticia y la opresión, para el odio, la discordia y la devastación, para la destrucción de sus hermanos a quienes nuestro señor Jesucristo ha ordenado que se le debe amar  como a sí mismo.

Debemos, pues, adquirir más y más conocimiento y ponerlo éste al servicio, en beneficio de los demás, para que la guerra se borre de la superficie de la tierra y poder construir un edificio verdadero de paz y concordia entre nosotros. ¿ Cómo es posible que nuestros hermanos en distintas partes del mundo se encuentren en conflictos permanentes? ¿ Cuál es el objetivo que persiguen?. Es por que persiguen el dominio sobre la posesión de un pedazo de la tierra, es decir se mata a sus semejantes, creando miseria, por una parte de la tierra.

Pero la tierra en si, por creación divina, no pertenece a un país sino a todos los pueblos, y esta tierra no es el hogar definitivo del hombre sino su sepultura, y es por sus sepulturas que los hombres se pelean, es incomprensible esto desde todo punto de vista.

Comprendamos, toda la grandeza del vencedor o conquistador por los tantos países vencidos  o reducidos y puestos a su servicio, él sólo puede conservar una parte pequeña de todas las tierras posesionadas y ésta parte es su sepultura.

Las guerras se realizan por motivos de ganancia material para unos pocos, causando una terrible miseria a numerosos hogares, destruyendo los corazones de millares de familias. ¡ Cuántos niños huérfanos reclaman a sus padres, cuántas mujeres lloran a sus hijos muertos! ¡Cuántas viudas lloran a sus esposos!

Nuestra inteligencia, pensamiento, debemos concentrarla en el amor y la unidad de la hermandad ya que “ Del señor es la tierra y todo lo que contiene “ .

Si se presentase pensamiento de guerra, oponerle un pensamiento fuerte en favor de la paz, porque los pensamientos de guerra traen el resquebrajamiento de la armonía, del bienestar, de la tranquilidad y de la felicidad terrena.

En cambio los pensamientos de amor traen consigo la unión, una verdadera humanidad, paz, amistad y felicidad terrena.

Debemos andar en verdadera fe y amor. Dios no abandona a sus hijos que creen en él, cumplen con él y oran. Tratemos de que en nuestros corazones exista siempre el deseo de paz, tranquilidad, concordia, frente a los deseos de este mundo de agresión y luchas, seamos hojas de un mismo árbol, flores de un mismo jardín y agua de un único mar, es decir hijos e hijas de un solo padre cuyo nombre universal es amor.

 “El fruto del espíritu es caridad, alegría y paz; paciencia, comprensión de los demás mansedumbre y  dominio  de  sí mismo"

Capítulo siguiente - Unidad  con  amor
Capítulo anterior - La  pureza  o  santidad

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a El amor universal, reflexiones



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Religión. Rut, amor, sacrificio y lealtad a Dios
Rut o Ruth es un personaje bíblico que aparece en el libro que recibe su nombre... [20/10/10]
385  
2. Magia blanca. Ceremonial universal
Con este curso de magia blanca aprenderás todo respecto a la ceremonia universal... [15/12/10]
980  
3. Filosofía: amor a la sabiduría
La palabra Filosofía etimologicamente significa amor a la sabiduría y en un sentido... [18/02/05]
13.273  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail