12.176 cursos gratis
8.741.362 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capýtulo 3:

 Tradición (segunda parte)

Otra tradición de fabricación de puntas de proyectil fue la Clovis; esta herramienta era más angosta, de base ancha y cóncava, en la que se practicaba una acanaladura que nunca rebasaba la parte central de la pieza; esto hacía posible que fueran enastadas en palos más pequeños, con resinas vegetales, para ser utilizadas como dardos junto con propulsores de madera. Sabemos que este propulsor, al que años más tarde se le llamaría átlatl, incrementaba la fuerza del disparo del dardo, lo que seguramente derribaría a la pieza de caza en la persecución a campo traviesa.

Tal conocimiento era compartido por diversos grupos en el norte, centro y sur de México, pero cada uno de ellos dejará marcado su estilo en cuanto a la forma y el tamaño de la punta. Este último rasgo, más funcional que étnico, adapta el conocimiento tecnológico a las  características de la materia prima local. En el norte de México, durante este periodo, conocido por los arqueólogos como Cenolítico inferior (14 000 a 9 000 años antes del presente), la tradición de las puntas Folsom se restringe a Chihuahua, Coahuila y San Luis Potosí; mientras que la tradición de las puntas Clovis se distribuye por Baja California, Sonora, Nuevo León, Sinaloa, Durango, Jalisco y Querétaro.

Es probable que durante las batidas de caza participara todo el grupo, tanto hombres como mujeres de todas las edades, para maximizar los resultados. Al finalizar este periodo la fauna pleistocénica quedó sumamente diezmada por el cambio climático y por la caza intensiva. En el siguiente periodo, el Cenolítico superior (9 000 a 7 000 años antes del presente), cambia la forma de las puntas de proyectil. Ahora son más pequeñas y se caracterizan por tener un pedúnculo y aletas.

Esto se debe a que las piezas de caza son más pequeñas y escurridizas, por lo que se invierte una considerable cantidad de tiempo y de trabajo en esa actividad. En este momento se comienza a marcar la división del trabajo entre hombres y mujeres. Estas últimas se quedan en un campamento base, donde recolectan diversos alimentos vegetales, como semillas y tubérculos, cuya preparación incluye el molido y cocido de las mismas para hacerlas comestibles. Se ha poblado ya todo el territorio, y en las costas y en los ríos se practican la recolección de crustáceos y la pesca.

Al aumentar el tamaño de la población dentro del territorio ocupado por los grupos, se hace necesario producir más alimentos por kilómetro cuadrado; como respuesta a ello, los inventivos cazadores-recolectores del norte aprovechan sus conocimientos ancestrales sobre los ciclos reproductivos de las plantas que recolectan y comienzan a sembrar bules, calabaza, frijol y maíz en los taludes de abrigos y cuevas, como en las de Valenzuela y La Perra, en Tamaulipas, lugares en donde se concentran más la humedad y los desechos orgánicos. Algunos también cultivarán en las orillas de manantiales, ríos y lagos.

Tradición (segunda parte)

Capýtulo siguiente - Período Protoneolítico
Capýtulo anterior - Tradición (primera parte)

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a América IV. Culturas del Norte (segunda parte)



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. América IV. Culturas del Norte (primera parte)
Las culturas madre de América. Ahora estudiaremos la culturas del norte como La... [10/12/08]
1.896  
2. América III. La cultura Olmeca (segunda parte)
Las culturas madre de América. Ahora continuaremos estudiando la cultura Olmeca y... [10/12/08]
1.418  
3. América I. Culturas de Mesoamérica y Andes Central
Las culturas madre de América: Mesoamércia y Andes centrales. Sigue el curso y... [10/12/08]
1.969  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail