12.170 cursos gratis
8.782.564 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capýtulo 7:

 Tallado en piedras (primera parte)

Un día lluvioso de la primera mitad del siglo VIII a.C., Ojo de Obsidiana, maestro escultor del gran centro ceremonial de La Venta, decidió que había llegado el momento de enseñar a Piedra Mojada, su hijo de catorce años, una nueva técnica de tallado: cortar una piedra dura aserrándola. Como parte de una clase social privilegiada, la fama de los escultores de La Venta se extendía más allá de las montañas humeantes del oeste.

En La Venta, la tradición de trabajar la piedra, especialmente el jade, se guardaba celosamente y se transmitía cuidadosamente de padres a hijos. Sólo los escultores olmecas, se decía, hacían suspirar la piedra. Durante meses su padre enseñó a Piedra Mojada cómo identificar diferentes piedras con base en el color y la dureza. Ya sabía nombrar el jade, cuarzo, estealita, obsidiana, hematita y cristal de roca.Aun cuando ambas tienen un toque de verdor semejante, el muchacho ya era capaz de distinguir el jade de la serpentina, que es una roca más suave.

Tallado en piedras (primera parte)

Su piedra favorita era el jade porque era la más dura, transparente y ofrecía diferentes y maravillosas tonalidades, especialmente azul agua profundo y verde-amarillo aguacate. El jade se consideraba muy valioso, pues lo traían desde lejanas y secretas fuentes a enorme costo, y con él se fabricaban artefactos ornamentales y religiosos. El padre de un amigo suyo acarreaba estas preciosas piedras, y a menudo se ausentaba por muchas lunas. Por su frecuente presencia en el taller, Piedra Mojada pudo observar que el arte del buen tallar consistía en la habilidad de visualizar, antes de empezar el trabajo, la escultura ya terminada, pues, como decía su padre, el arte de esculpir consiste en remover capas de piedra hasta revelar la imagen que allí se esconde.

Una vez arrancada del bloque a base de percusión, la piedra escogida se desbastaba con una herramienta para darle una primera forma, aún tosca. Luego, con o sin abrasivos, dependiendo de la piedra, se frotaba con una superficie más dura y se preparaba para recibir el diseño que el maestro escultor delineaba con una herramienta con punta de cuarzo. Después, utilizando un arco de madera con una tensa cuerda de fibras de agave cubierta de arena fina o polvo de jade, se empezaba a aserrar, picar, agujerar y friccionar la parte más prominente de lo que sería la escultura que, en la gran mayoría de las piezas olmecas, resulta ser el área donde la ancha nariz descansa sobre el labio superior volteado hacia arriba, revelando una enorme cavidad bucal. Según Ojo de Obsidiana, era muy importante verter agua sobre el área que se corta, pues si no, la piedra se calienta y puede quebrarse. En ese momento, Piedra Mojada entendió el verdadero significado de su nombre.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a América III. La cultura Olmeca (segunda parte)



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. América III. La cultura Olmeca (primera parte)
Las culturas madre de América. En esta ocasión estudiaremos la cultura Olmeca, que... [10/12/08]
2.573  
2. América IV. Culturas del Norte (segunda parte)
Las culturas madres de América. Este curso da continuación al estudio de las... [10/12/08]
1.171  
3. Cuba, las claves de una revolución (segunda parte)
Es en esta segunda parte del curso sobre la Revolución Cubana, conocerás como, con... [26/06/08]
373  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail