12.170 cursos gratis
8.782.564 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 9:

 Baby-face o cara de niño

El baby-face, o "cara de niño", es la segunda imagen básica del arte olmeca. Igual de antiguo que el zoomorfo reptil; el baby-face, desde el punto de vista del escultor, es más difícil de lograr porque la tradición requiere que lo hagamos de un modelo vivo, pues estos individuos son sagrados en nuestra religión y es importante captar realísticamente todas sus peculiaridades congénitas: grandes cabezas, ojos almendrados, mandíbulas, largo torso y extremidades cortas y gruesas. Aunque todos se parezcan entre sí, muestran sutiles diferencias físicas.

De tamaño portátil, tallamos sus rostros en forma de máscaras, además de individuos de pie o sentados de cuerpo entero. Los que están de pie generalmente sólo portan taparrabos y se caracterizan, además de por sus facciones únicas, por su forma de tener las rodillas parcialmente flexionadas. Los sentados se hallan, por lo común, ricamente ataviados con sus vestimentas rituales. Como monumentos, los baby-face se tallan en forma de cabezas colosales e individuos sentados ritualmente ataviados.

Baby-face o cara de niño

La tercer imagen, la que más trabajamos, es una imagen compuesta que combina elementos del zoomorfo reptil, tales como la hendidura en "V" y cejas serradas o colmillos con el cuerpo de baby-face. Lo que distingue a esta imagen de las otras es el peculiar ancho de la nariz que descansa sobre el labio superior volteado hacia arriba. Como en algunas imágenes del reptil, este antropomorfo compuesto a veces lleva dos barras verticales que van de las fosas nasales a la base del labio volteado.

Esta figura ritual, frecuentemente esculpida en bulto, de tamaño portátil monumental, muchas veces porta una antorcha o "manopla". Es el "niño" que aparece en los brazos de los baby-face y, como adolescente o adulto, sentado en cuevas. De cuerpo entero o en bustos lo grabamos o tallamos en jade, en relieve sobre objetos de uso cotidiano rituales y de adorno. Su cabeza de perfil tiene incisiones como parte de bandas auriculares y bucales.

Después de un largo silencio que siguió a la explicación de Ojo de Obsidiana, el muchacho preguntó a su padre: ¿crees que algún día llegaré a ser un gran escultor? Sí, le contestó el padre, el día que seas capaz de sacar las mejores imágenes no de tu cabeza, sino del corazón de una piedra.

NOTA: Con este capítulo hemos llegado al final de nuestro curso.

Capítulo anterior - Tallado en piedras (segunda parte)

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a América III. La cultura Olmeca (segunda parte)



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. América III. La cultura Olmeca (primera parte)
Las culturas madre de América. En esta ocasión estudiaremos la cultura Olmeca, que... [10/12/08]
2.573  
2. América IV. Culturas del Norte (segunda parte)
Las culturas madres de América. Este curso da continuación al estudio de las... [10/12/08]
1.171  
3. Cuba, las claves de una revolución (segunda parte)
Es en esta segunda parte del curso sobre la Revolución Cubana, conocerás como, con... [26/06/08]
373  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail