12.170 cursos gratis
8.782.613 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Alivia la tensión con masajes relajantes

Autor: Alejandra Solis
Curso:
9,38/10 (124 opiniones) |124840 alumnos|Fecha publicación: 28/06/2005
Envía un mensaje al autor

Capítulo 2:

 Los preparativos y aplicación de aceite

La atmósfera adecuada y una preparación cuidadosa pueden mejorar mucho la aplicación de un masaje. La persona que lo recibe se sentirá mucho más cómoda, y usted también. Cuando busque el lugar apropiado, tome en cuenta la soledad y el silencio. El sujeto penetra en un mundo donde lo único que cuenta es el sentido del tacto. Cualquier ruido o agitación pueden ser extremadamente perturbadores.

El problema siguiente es la temperatura. Nada puede estropear tan fácilmente un buen masaje como el frío. Esto se debe especialmente al uso del aceite, ya que éste hace que la piel se enfríe con facilidad. La habitación debe estar desprovista de corrientes de aire y tener una temperatura de 21° C o poco más. Caliéntela antes de comenzar. Si no está seguro de la temperatura, es preferible que esté demasiado templada antes que demasiado fría.

Todo resulta más fácil si la persona se siente cómoda desde el comienzo, que si es necesario abrigarla después de que se ha enfriado. Por esta misma razón es conveniente tener a mano una sábana extra. Si durante la sesión la persona siente frío, se puede cubrir las partes de su cuerpo que no estén siendo masajeadas en el momento.

Cerciórese con anticipación de que el aceite esté mezclado, aromatizado y convenientemente envasado, que tenga más que suficiente para un masaje y que esté tibio, es decir, a la temperatura de la habitación, o muy cerca. Si está muy frío, caliéntelo un poco cerca del fuego o en un calentador.

Instale la mesa, o lo que vaya a colocar en el suelo, de manera que le permita desplazarse por todo su contorno.

Cuide que la luz no caiga sobre el rostro del sujeto. Aunque tenga los párpados cerrados, le va a obligar a una cierta tensión de los músculos situados alrededor de los ojos. Evite, en particular, la iluminación directa sobre la mesa.

Examine sus manos antes de dar un masaje. Lo más importante es asegurarse de que sus uñas estén suficientemente cortas Lávese las manos cuidadosamente, porque cualquier huella de suciedad o de alguna sustancia pegajosa será inmediatamente advertida.

Frótelas vigorosamente, si están frías, o, si están francamente heladas, acérquelas un momento al fuego o a un calentador.

Si tiene el pelo largo, átelo de manera que no caiga sobre sus ojos.

LA APLICACION DEL ACEITE

Aplicar el aceite sobre la piel es sencillo, pero vale la pena conocer algunos trucos. Primero, nunca vierta el aceite directamente sobre el cuerpo del que recibe el masaje; para muchos esto produce una sensación sumamente desagradable. Póngalo en sus propias manos antes de aplicarlo a la persona.

No utilice mas de una cucharada de aceite cada vez; aplíquelo y luego vierta más cuando lo necesite.

Aplíquelo sólo en las partes en que va a trabajar enseguida. De lo contrario se encontrará con que la piel ha absorbido parte de él antes de que logre usarlo. Extiéndalo con las palmas utilizando ambas manos. Realice cualquier movimiento de frotación sencillo que quiera, pero asegúrese de que sea suave y, al mismo tiempo, definido, continuado y parejo. Esto es especialmente importante al aplicarlo en el comienzo del masaje. La persona podrá relajarse mejor si el contacto produce desde el primer momento una impresión de confianza y seguridad.

Cubra sistemáticamente toda el área que va a masajear sin descuidar ninguna zona.

Evite que la piel quede empapada en aceite. No deberían aparecer acumulaciones visibles sobre ella. Unas dos cucharadas de aceite bastan para una espalda de dimensiones normales.

Si encuentra que ha depositado demasiado aceite, siempre puede quitarlo usando el dorso de la mano o los antebrazos, o también extendiéndolo hacia otras zonas.

El vello excesivo en el pecho, la espalda y las piernas requiere una mayor cantidad; de lo contrario, puede arrancar algunos pelos al deslizar las manos sobre la superficie de la piel.

Capítulo siguiente - Cómo usar las manos
Capítulo anterior - El sentido del masaje

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Alivia la tensión con masajes relajantes



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Masajes relajantes. Pies
En este curso te daré algunos Tips para tratarte como una reina en casa y relajar... [24/08/11]
9.659  
2. Los masajes contra el estrés y las dolencias musculares
El mejor tratamiento antiestrés y para las dolencias musculares es un buen... [18/01/05]
377.064  
3. Adelgazar evitando la tensión emocional
Las emociones tienen mucho que ver con nuestras elecciones a la hora de comer.... [12/12/11]
87
Curso con video

Capítulos del curso


¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail