12.170 cursos gratis
8.782.613 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Alivia la tensión con masajes relajantes

Autor: Alejandra Solis
Curso:
9,38/10 (124 opiniones) |124840 alumnos|Fecha publicaciýn: 28/06/2005
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 8:

 Automasaje

Se puede hacer, pero en cierto modo sencillamente no es lo mismo.

Se presentan varios problemas. Lo más obvio, naturalmente, es que habrá ciertas zonas del cuerpo que no podrá alcanzar. Y otras en las que no conseguirá la fluidez adecuada ni la misma facilidad para ejercer presión.

Esto es, sin embargo, lo menos importante. Lo grave es que la persona no puede relajarse totalmente. No es posible relajar una parte del cuerpo mientras otra conserva la tensión: el cuerpo está demasiado interconectado como para eso.

Además, la atención se divide. Cuando aplica un masaje, debe concentrarse en la actividad de las manos; al recibirlo debe procurar dejarse llevar por las sensaciones que le produce, dejar que se hagan cargo de usted. Intentar realizar ambas cosas al mismo tiempo significa que no podrá dedicarse realmente a ninguna. Un masaje aplicado en esas condiciones no puede sino resultar superficial.

Y, lo que es crucial, no se produce ninguna comunicación ni intercambio de energía cuando es uno solo el aplicado. Desaparece el aspecto expresivo del masaje y lo que queda es algo completamente mecánico, una técnica física y nada más.

Después de lo anterior, permítame agregar que creo que el automasaje tiene también aspectos positivos. En primer lugar, si se siente entumecido o cansado, puede algunas veces ayudarle a reanimar el cuerpo. En segundo lugar, creo que mantener una sana relación física de este tipo consigo mismo tiene ciertas compensaciones psicológicas. Aprender a tocar el cuerpo es una buena manera de aprender a aceptarlo. Finalmente -y éste es su verdadero valor para la práctica del masaje- puede decirle mucho sobre lo que resulta agradable o desagradable en un masaje. Le puede enseñar algo sobre la arquitectura subyacente de huesos y músculos, acerca de los efectos de la mayor o menor presión, y muchas cosas más.

Puede usarlo como una valiosa herramienta de exploración e información sobre los efectos del masaje. Mientras más sepa sobre su propio cuerpo, más sabrá sobre el de los demás.

Creo que las mejores técnicas para el automasaje son los amasamientos, estrujamientos, la presión firme con las puntas de los dedos y los palmoteos. No es necesario usar aceite; de hecho, casi totalmente inútil; los toques que lo necesitan no pueden ser aplicados en estas circunstancias a causa de la imposibilidad de imprimirles suficiente fuerza.

No son muchas las indicaciones específicas que necesita que le proporcione. Sencillamente, presione, estruje y palmotee donde pueda; explore y experimente. A continuación, describo algunas manipulaciones que puede intentar.

Cara y cuero cabelludo. Trabaje acostado de espaldas, o sentado. Lo primero es mejor para la cara, lo segundo resulta más apropiado para el cuero cabelludo. El masaje facial es más o menos el mismo que se aplica a otra persona. No utilice los pulgares en la frente, sino los otros dedos. Para el cuero cabelludo aplique una prolongada y vigorosa fricción. Cuello y parte superior de la espalda (1). Recuéstese de espaldas. Presione con fuerza a ambos lados de la espina dorsal. Mueva las puntas de los dedos sobre el lugar que comprimen. Comience inmediatamente debajo de la nuca tratando de llegar lo más lejos posible por la espalda (probablemente no será más allá de un punto situado a la altura del borde superior de los omóplatos). Desde este punto continúe hacia los lados siguiendo el contorno del hueso. Cuello y parte superior de la espalda (2). Siéntese y deje caer la cabeza (sólo la cabeza) hacia adelante tanto como pueda. Luego presione con fuerza con la punta de los dedos; haga pequeños movimientos circulares inmediatamente bajo el comienzo de la base del cráneo. Trabaje unos 5 cm hacia un lado de la columna y otros 5 hacia el otro. En seguida levante la cabeza y relaje totalmente el hombro y brazo de un lado. Con los extremos de los dedos presione fuertemente junto al borde superior del omóplato; desplace los dedos lentamente mientras presiona. Recorra lentamente todo el contorno del hueso. Primero desde el hombro hacia la columna y luego hacia abajo, hasta donde pueda llegar (no será muy lejos). Pecho. Amase y presione con las puntas de los dedos, estando sentado o recostado. Abdomen. Frote con movimiento circular usando una mano. Luego presione y amase suavemente con las puntas de los dedos. Costados del torso. Amase y friccione. Parte central e inferior de la espalda. Esto es un poco más difícil. Los animales que frotan el lomo contra el tronco de un árbol son los que han encontrado la mejor solución.  Lo único efectivo que sé que se puede hacer es apretar las puntas de los pulgares con toda su fuerza contra los lados de la columna. Comience unos 3 o 4 cm más arriba de la base, presione con fuerza durante cinco segundos más o menos, y luego deslice los dedos hacia arriba un centímetro y presione, de nuevo. Ascienda hacia la parte central todo la que pueda.

·         Piernas (1). Siéntese en el suelo o sobre una cama con las piernas extendidas. Amase y presione con las puntas de los dedos.

Piernas (2). Recuéstese de espaldas con las piernas apoyadas contra la pared o contra un mueble. Baje un pie de manera que quede a su alcance. Trabajando desde el pie hacia abajo, amáselo y comprímalo, incluyendo también toda la pierna. Repítalo todas las veces que quiera, pero siempre hacia abajo. (Esto ayuda a vaciar las venas hacia el corazón) Nalgas. Amase, de pie, o recostado sobre el estómago. Pies. Aquí puede realizar un trabajo verdaderamente efectivo, especialmente en la planta. Siéntese en una silla y apoye un pie sobre el muslo opuesto. En esta posición puede trabajar cómodamente y ejercer bastante presión sobre toda la planta. Luego, utilizando todos los dedos, masajee el resto del pie, sin olvidar los dedos. Todo el cuerpo. ¡palmotee! Palmotee con la mano extendida todos los centímetros del cuerpo que tenga a su alcance. Incluya la cara, haciéndolo con más suavidad. Resulta

más divertido -y más rápido- que cualquier otra forma de automasaje.

Eso es todo!!

Capýtulo anterior - Cuello y cabeza

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Alivia la tensión con masajes relajantes



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Masajes relajantes. Pies
En este curso te daré algunos Tips para tratarte como una reina en casa y relajar... [24/08/11]
9.659  
2. Los masajes contra el estrés y las dolencias musculares
El mejor tratamiento antiestrés y para las dolencias musculares es un buen... [18/01/05]
377.064  
3. Adelgazar evitando la tensión emocional
Las emociones tienen mucho que ver con nuestras elecciones a la hora de comer.... [12/12/11]
87
Curso con video

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail