12.183 cursos gratis
8.732.740 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 7:

 Cosmos (1845-1858)


 Es la obra cumbre de Alexander von Humboldt y a la que dedicó gran parte de su vida, nada menos que cincuenta años, las últimas décadas de su dilatada  vida como él mismo señalara al inicio de su obra, en el prefacio:

     “Ofrezco a mis compatriotas, en el ocaso de mi vida, una obra cuyas ideas ocuparon mi espíritu por medio siglo. Frecuentemente las abandoné, dudando de la posibilidad de realizar un emprendimiento así, tan temerario: siempre, tal vez imprudentemente, terminaba por volver a ellas, persistiendo en mi intención original. Ofrezco el “Cosmos”, que es “una descripción física del mundo”, con una timidez que me inspira la justa desconfianza en relación a mis fuerzas. Intenté creer que las obras esperadas más tiempo, son generalmente aquellas que el público toma con menos indulgencia”.

     Al escribir el Cosmos se situó en la perspectiva que señaló en el subtítulo de la obra, es decir, en la de realizar un ensayo de la física del mundo; con un concepto de mundo que a veces no sólo se limita a la tierra, sino que también abarca la infinitud del espacio cósmico, y tomando como referencia el conocimiento científico que sobre la tierra y el universo se tenía en la época.

     La idea que tiene Humboldt de "física del mundo", es la de una "ciencia que aspira a hacer conocer la acción simultánea y el vasto encadenamiento de las fuerzas que animan al universo". La cualidad básica de esta ciencia es la relación de los hechos con el todo; "cuanto más elevado es este punto de vista tanto más reclama la exposición de nuestra ciencia un método que le sea propio" (Cosmos, tomo I, pág. 38). De esta manera, Humboldt ve a la física del mundo como una ciencia independiente, con validez en sí misma y que reclama un método particular y propio. Dicha ciencia está compuesta por "una geografía física reunida a la descripción de los espacios celestes y de los cuerpos que llenan esos espacios". Esto significa que en el Cosmos aparecen dos líneas: una cosmológica y otra geográfica.

     El científico alemán señala claramente la parte más importante de esta ingente obra y su contenido:

     “ El primer volumen de esta obra (Cosmos) comprende la parte más importante a mi ver de toda mi empresa, un cuadro de la naturaleza que presenta el conjunto de los fenómenos del universo desde las nebulosas planetarias hasta la geografía de las plantas y de los animales, terminando por las razas de hombres…” (Cosmos, tomo I, final del prefacio, 1852).

     El concepto de cosmos que tenía Humboldt era el de "orden en el universo y magnificencia en el orden". Esto implicaba que su obra, si quería ser digna de tal expresión, debía "abrazar y describir el gran Todo y coordinar los fenómenos, penetrar en el mecanismo y juego de las fuerzas que lo producen y pintar, en fin, con animado estilo una imagen viviente de la realidad".

     La declaración que hace Humboldt desvela la pretensión de una obra que intenta abarcar la totalidad del universo infinito, analizado desde un punto de vista "físico" y bajo el prisma de un conocimiento limitado por la imposibilidad de descubrir todas las fuerzas que obran en él. Por otro lado, nos aclara la idea que tiene de cosmos. Esta idea nos da a entender que el cosmos es un todo regulado por el mecanismo de un juego de fuerzas encargadas de producir el orden necesario en el universo.

     Humboldt observa que el hombre se sentía tan identificado con la naturaleza terrestre que cuando miraba al espacio realizaba todas sus valoraciones en función de ella, considerando a la tierra como el punto central del universo. Pero este punto de vista había que rechazarlo y así renunciar a un geocentrismo comparativo, estéril ante la realidad del universo observado bajo la óptica científica. De esta manera —afirmaba—, nuestro planeta como punto de referencia básico "no tiene importancia en la generalidad, sino exclusivamente en relación al hombre. La tierra en tal caso no debe aparecer primero, sino como un pormenor subordinado al conjunto del que forma parte".

     El nivel científico que en materia astronómica había alcanzado la época permitía junto con la observación de los planetas la medición de sus volúmenes, el cálculo de sus masas y la valoración de las densidades con una gran precisión; no obstante, "sus propiedades físicas nos son completamente desconocidas. Sólo en la tierra merced al contacto inmediato, estamos en relación con los elementos constitutivos de la naturaleza orgánica e inorgánica" (Cosmos. tomo I, pág. 167). La combinación de estos dos elementos son los que proporcionan la finalidad a la investigación de la naturaleza terrestre en general. A partir de ellos se inician las investigaciones geográficas del autor del Cosmos.

      Alejandro de Humboldt entendía por geografía una parte de la ciencia que estudia la física del mundo. Consideraba que la geografía física, o la "descripción física del globo", "ofrece el cuadro de lo que coexiste en el espacio, de la acción simultánea de las fuerzas naturales y de los fenómenos que estas producen".

    Llegados a este punto me gustaría destacar ciertas similitudes entre dos grandes científicos del S. XIX, Humboldt y Darwin. Ambos científicos realizaron un viaje a Sudamérica para investigar e indagar sobre diversos campos científicos: botánica, zoología, antropología, arqueología…,si bien Darwin realizó dicho viaje unos años más tarde que Humboldt en el Beagle. Además, tanto Humboldt como Darwin tuvieron, al menos, dos maestros en común, Lamarck, sobre la transformación de los seres vivos, y Thomas Malthus, sobre la inevitable lucha por la vida.

     Veamos, en estas líneas, el pensamiento que tiene Alexander von Humboldt al respecto:

   “…En el reino animal, como en el reino vegetal, formas orgánicas que habían quedado aisladas, han sido enlazadas por eslabones intermedios, por fuerzas o tipos de transición. La geografía de los seres se completa, mostrándonos especies, géneros, familias enteras propias de un continente, reflejadas en formas análogas de animales y de plantas del continente opuesto. Estas son equivalentes que se suplen y se reemplazan en la gran serie de los órganos. La transición y el encadenamiento se fundan sucesivamente sobre un minoramiento o un desarrollo excesivo de ciertas partes, sobre la preponderancia que resulta de una falta de equilibrio en el balance de las fuerzas, sobre relaciones con las formas intermedias, que lejos de ser permanentes caracterizan solo ciertas fases con un desarrollo normal…” (Cosmos, tomo I, pág. 33. 1852).

     En todo lo expuesto hasta ahora se desprende que la geografía estudia la distribución de la naturaleza desde el punto de vista de las interrelaciones; estudia lo orgánico y lo inorgánico, encargándose de analizar y describir los hechos naturales de la superficie de la tierra, y pretende descubrir las leyes que regulan tanto a las distribuciones como a los fenómenos.

     Humboldt todavía se hallaba lejos de pensar en términos deterministas. Era consciente de que la influencia del medio físico había determinado en el pasado la aparición de grandes corrientes migratorias humanas, pero las diferencias en el desarrollo cultural y material de la humanidad no tienen nada que ver con el contorno físico en el que se circunscriben. Precisamente, señalaba Humboldt, en la zona tropical, donde el globo aporta más estímulos para el avance del conocimiento, se desarrolló el grupo humano más atrasado del planeta, mientras que en latitudes boreales, "a pesar de todas las dificultades que oponían al descubrimiento de las leyes de la naturaleza, la excesiva complicación de los fenómenos y las perpetuas variaciones locales en los movimientos de la atmósfera y en la distribución de las formas orgánicas", se reveló a un pequeño número de pueblos "un conocimiento íntimo y racional de las fuerzas que obran en el mundo físico" (Cosmos, tomo I, pág. 12-13). Esto significa que el desarrollo cultural de los pueblos no obedece a las mejores condiciones objetivas del medio, sino que va ligado a otro tipo de condiciones que Humboldt no especifica.

      En otro capítulo de su obra analiza no solamente la fisonomía de la naturaleza y en concreto los tipos de vegetales sino que los estudia poniéndolos en relación con las civilizaciones más antiguas (mesopotámica, egipcia, persa, china…) y la importancia que tiene la naturaleza no solamente desde el punto de vista comercial sino también estético:

  “…A pesar de la libertad permitida al desarrollo de las partes, la fuerza originaria de la organización une forzosamente la conformación de los animales y de las plantas a tipos determinados que se reproducen sin interrupción. Dota a cada una de las zonas de la tierra de un carácter que le es propio y que se puede llamar la fisonomía de la naturaleza. Es también uno de los más hermosos frutos de la civilización europea, que hoy le sea posible al hombre, en las comarcas menos favorecidas, gustar, gracias a las colecciones de plantas exóticas, a la magia de la pintura, al paisaje, y al poder de la expresión pintoresca, una parte de los goces que va a procurar el viajero, muchas veces a precio de bastantes peligros, en la contemplación inmediata de la naturaleza…”

Cosmos, volumen III, parte III.

     Humboldt, como hombre de su tiempo, también hace un análisis de la situación económica de Europa señalando qué actividad  es la mejor para el desarrollo de estas naciones:

   “…Los pueblos que no toman una parte activa en el movimiento industrial, en la elección y en la preparación de las primeras materias, en las aplicaciones felices de la mecánica y de la química, en los cuales no penetra esta actividad en todas las clases de la sociedad, deben infaliblemente decaer de la prosperidad que habían adquirido…” (Cosmos, tomo I, pág 36. 1852).

     Los estudios que en materia geográfica realizó Alexander von  Humboldt han sido considerados tradicionalmente como la primera manifestación de la geografía moderna. Su capacidad científica le situó en un lugar de honor dentro de la historia de la geografía, representando una de las máximas figuras en la esfera del estudio de las ciencias de la tierra, en particular, y del universo, en general.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Alexander von Humboldt. Biografía (2/2)


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Alexander von Humboldt. Biografía (1/2)
  En este curso te facilitaremos un análisis sobre la vida y obra de Alexander... [30/06/11]
79  
2. Biografía de Gerald Broeeau Gardner
Conoce la vida del fundador de una de las religiones neopaganas más famosas en la... [31/12/10]
106  
3. Friedrich Nietzche. Biografía
Te presentamos un curso donde aprenderás sobre la biografía de Friedrich... [12/07/11]
75  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Te gustaría visitar más cursos gratis de Historia?