12.176 cursos gratis
8.741.171 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 1:

 Introducción al tratamiento de aguas naturales y residuales

Hace tres décadas atrás, lo determinante en relación al recurso hídrico era su disponibilidad y demanda. Ahora, junto a dichas consideraciones, pesan los aspectos cualitativos.

Con notables excepciones, las fuentes de agua requieren algún tipo de tratamiento antes de su distribución y utilización. Por una parte el agua tiene siempre contaminantes naturales que provienen de la erosión de la tierra, de la disolución de los minerales y de la degradación de los vegetales. Además, hay que tener presente que la actividad humana a través de la agricultura, la industria y los usos domésticos aportan al agua una cantidad y una diversidad de contaminantes muy elevada.

Para uso humano, previamente debemos purificarla. Con la purificación se eliminan las sustancias extrañas que posea, según el uso que se le vaya a dar, por ejemplo: para algunos usos industriales y medicinales el agua debe ser químicamente pura, o sea, que sólo posea hidrógeno y oxígeno en la proporción H2O, pero para el consumo humano ha de ser potable.

La palabra “potable” procede del latín potus (bebida) y de potabilis (bebible). Por eso, decimos que el agua es “potable” cuando es "bebible", es decir, que puede ser consumida por personas y animales sin riesgo para su salud.

Es considerada agua potable, o más precisamente agua apta para el consumo humano, toda agua, natural o producida por un tratamiento de potabilización que cumpla con las Normas de calidad establecidas para tal fin. Estas Normas se basan en estudios toxicológicos y epidemiológicos, así como en consideraciones estéticas.

Los requisitos de calidad requeridos para el agua para consumo humano son los más exigentes y por ello requiere la aplicación de procedimientos de potabilización que imputan costes nada despreciables. Los márgenes de los componentes permitidos para destino a consumo humano, vienen definidos en los "criterios de potabilidad" y regulados en la legislación. Así, por ejemplo, en la Unión Europea la normativa 98/83/EU establece valores máximos y mínimos para el contenido en minerales, diferentes iones como cloruros, nitratos, nitritos, amonio, calcio, magnesio, fosfato, arsénico, etc., además de los gérmenes patógenos. El pH del agua potable debe estar entre 6,5 y 8,5.

Los requerimientos de potabilidad del agua varían dependiendo del país, cultura, nivel de vida de los ciudadanos, etc., pero existen estándares promedios como sería que:

a.- Posea menos de 10 bacterias intestinales por litro.

b.- No contenga impurezas químicas.

c.- No presente sabor, olor ni color o turbiedad objetables.

d.- No provenga de manantiales sujetos a contaminación por aguas negras.

Las causas de la no potabilidad del agua son:

·   Bacterias y virus.

·   Minerales (en formas de partículas o disueltos) y productos tóxicos.

·   Partículas en suspensión.

Ante la dificultad de disponer de agua potable para consumo humano en muchos lugares del planeta, se ha consolidado un concepto intermedio, el agua segura como el agua que no contiene bacterias peligrosas, metales tóxicos disueltos, o productos químicos dañinos a la salud, y es por lo tanto considerada segura para beber, por tanto se emplea cuando el suministro de agua potable está comprometido. Es un agua que no resulta perjudicial para el ser humano, aunque no reúna las condiciones ideales para su consumo.

La ley europea protege la salud de las personas de los efectos adversos derivados de cualquier tipo de contaminación de las aguas destinadas al consumo humano garantizando su salubridad y limpieza y por ello no puede contener ningún tipo de microorganismo, parásito o sustancia, en una cantidad o concentración que pueda suponer un peligro para la salud humana. Así debe estar totalmente exenta de las bacterias Escherichia coli y Enterococcus, limita por litro de agua tener menos de 50 miligramos de nitratos, menos de 2 miligramos de cobre y otras sustancias químicas.

Por otra parte, la creciente sensibilidad ambiental ha hecho que se establezcan normas de calidad de vertido cada vez más restrictivas, con lo que ello representa un aumento de los gastos de depuración de las aguas residuales. Puede entenderse así que se llegue al caso en que la reutilización de agua residual tratada, comporte unos gastos inferiores a los de la depuración intensa que se exige para el vertido de efluentes en zonas sensibles dedicadas al turismo, la acuicultura o a la protección ambiental.

Como se ha visto, hay pues una contaminación natural, pero al tiempo puede existir otra muy notable de procedencia humana, por actividades agrícolas, ganaderas o industriales, que hace sobrepasar la capacidad de autodepuración de la naturaleza.

Al ser recurso imprescindible para la vida humana y para el desarrollo socioeconómico, industrial y agrícola, una contaminación a partir de cierto nivel cuantitativo o cualitativo, puede plantear un problema de Salud Pública.

En resumen, debido a que las mayores exigencias en lo referente a la calidad del agua se centran en su aplicación para el consumo humano y animal estos se organizan con frecuencia en tratamientos de potabilización y tratamientos de depuración de aguas residuales, aunque ambos comparten muchas operaciones.

Hoy en día, hay do tipos de estaciones de tratamientos de aguas: las potabilizadoras o estaciones de tratamiento de agua potable (ETAP) que acondicionan las aguas brutas para que sean aptas para el consumo humano y, las depuradoras o estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR) que tratan las aguas residuales urbanas e industriales.

En general, lo procesos de pretratamiento son muy parecidos en las ETAP y en las EDAR. Se produce una captación del agua y a continuación un tamizado para eliminar lo gruesos. Una vez que se han eliminado los gruesos, hay que eliminar 1as partículas más finas, la materia orgánica si la hubiera así como los contaminantes específicos que lleve cada agua a tratar. Por ello, no solo hay diferencias en los procesos del tratamiento de una ETAP y una EDAR, sino que las propias potabilizadoras o depuradoras pueden ser diferentes entre ellas.

Capítulo siguiente - Purificación de aguas de consumo

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a El agua. Purificación y tratamiento para aguas naturales y residuales (1/2)



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. El agua. Purificación y tratamiento para aguas naturales y residuales (2/2)
Con notables excepciones, las fuentes de agua requieren algún tipo de tratamiento... [10/06/11]
107  
2. La importancia del agua
En este curso podrás conocer las importancia del agua en nuestra vida diaria.... [03/08/07]
2.465  
3. El agua y sus propiedades
El agua , líquido incoloro , inodoro e insípido, es una sustancia inorgánica... [20/07/10]
1.211  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail