12.212 cursos gratis
8.332.626 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 8:

 Principales valores éticos a enseñar a los adolescentes

El aceleramiento en la pubertad, de la pubertad misma, por la sobrealimentación desregulada y la de tareas vinculadas a la adolescencia, de temas que deberían ser incumbencia de edades más avanzadas, no es sino el efecto de la angustia que rige al conjunto, la angustia resultante es tanto de padres como de hijos. Entrelazados al temor de que los goces no alcanzados en el presente ya no tengan lugar en el futuro.

En nuestro entorno, siguen operando micro grupos que proponen establecer modos de cohesión y de re-identificación para los adolescentes y jóvenes e incluso para los adultos. Pero, no se vislumbran aún grandes proyectos capaces de articular una reestructuración en conjunto de la sociedad, la cual, actualmente, sólo se unifica en el sentimiento general compartido.

Lo que es milagroso es que aún se conserven, luego de traumatismos reiterados y desilusiones innumerables, rasgos de solidaridad y espíritu de recomposición donde pueden apoyarse los tres pilares de la "identidad": las representaciones, los fines compartidos y los afectos vinculantes.

Los restos de un país solidario, que se define por la producción de bienes simbólicos, emergen en los intersticios donde se insertan las posibilidades plasmadoras de los adolescentes; desde los movimientos de rescate específico de su historia, en la cual la noche larga de la Indiferencia de los padres, ocupa un lugar definitivo como símbolo de una generación que trasciende hasta la participación, fundidos en una masa que abarca varias generaciones, en razón de que el trabajo, o su carencia, amalgama más allá de las particiones que la educación impone.

Los requisitos de una reestructuración personal tienen así bases en las que sostenerse, y ello desde un proceso de unificación recíproca del conjunto, ya que no hay condiciones para proponer una perspectiva de identificación a los adolescentes si no se recomponen las grandes líneas de la cohesión emocional que se ven fracturadas en los adultos mismos. "Identidad" ésta, que no puede modularse sino en el continuo de una recuperación social de los preceptos que, más allá de sus fallas y capitulaciones, formaron a varias generaciones.

Sociólogos y otros investigadores de las relaciones humanas han emitido la voz de alarma: el deterioro en la convivencia social que distancia a algunos padres de sus hijos y a los educadores de sus alumnos, y que, en su peor versión, llenando las páginas de los medios de comunicación masiva, tiene mucho que ver con el hecho de que las últimas dos generaciones han transformado parte de un sistema de valores que parecía asumido, o percibido como positivo, en sociedades subdesarrolladas como la nuestra; a la que instituciones no gubernamentales de nivel internacional como la UNESCO, la denominan sociedades en "vías de desarrollo", lo cual es discutible.

Parte de nuestra sociedad parece solicitar que quienes tenemos responsabilidades, entre otros, padres, educadores y medios de comunicación, rescatemos esos principios imperecederos que promueven la vida en sociedad y dotan de un sentido humano, urbano y coherente a nuestras vidas.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Adolescentes. Educación. Formación de valores


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Adolescentes y jóvenes. Educación sexual
La educación en sexualidad y la orientación sexual en adolescentes y jóvenes, es... [18/08/09]
3.025  
2. Adolescentes. Problemas e inquietudes
Entender a los adolescentes y conocer sus pensamientos . Desesperamos ante las... [24/04/09]
2.249  
3. Antivalores y valores
Los valores humanos son de sobra conocidos. Por este motivo, en este curso se... [02/06/09]
39.022  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Quieres recibir más cursos de Relaciones humanas? ¡Son gratis!