12.170 cursos gratis
8.755.111 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capýtulo 10:

 Enseñar por precepto

En las últimas décadas han primado, acaso como reacción a las anteriores, planteamientos más coercitivos que dialogantes, con posturas pedagógicas más permisivas y abiertas, basadas en el dejar hacer y en el principio de no coacción a la espontaneidad de la persona. Esto se ha percibido especialmente en las relaciones entre padres e hijos y entre estos y sus profesores. Hay muchas causas sociales, políticas e incluso económicas, la mujer se incorpora al trabajo remunerado y los padres apenas tienen tiempo para ver, y mucho menos para educar, a sus hijos que explican esta evolución, pero no nos detengamos ahí. La sensación que predomina en algunos padres y educadores es que la experiencia liberal no ha sido del todo positiva. A los adolescentes les cuesta reconocer la autoridad moral de padres y educadores y los problemas de convivencia afloran en muchas familias. Como resultado, son demasiados los jóvenes (y mayores, por supuesto) que se comportan ignorando los más elementales principios de solidaridad y de respeto a los demás.

De un distante y frío autoritarismo, poco inclinado a las explicaciones y menos aún a escuchar al niño o joven, hemos pasado a una permisividad del todo va y se estima que quizá tardemos toda una generación en recuperar la autoridad dialogante, una autoridad que fija y marca límites justos, razonables y negociables. Límites que son necesarios para el aprendizaje de la libertad personal y la convivencia social. Si no se discute que es difícil educar en valores cuando se mantiene una actitud controladora y represiva, cada día está más claro que no es más sencillo conseguirlo desde la tolerancia casi sin límites que parece reinar hoy en muchos hogares. No son pocos los padres y educadores, y en general adultos, que temen contrariar a los jóvenes, aunque la razón les asista.

Ahora bien, no se trata de auto culpabilizarnos, ni de culpar a nadie de por qué y cómo hemos llegado donde estamos, si no de que cada uno, como parte involucrada, asuma la porción de responsabilidad que le corresponde en la educación en esos principios. Pero sólo en la medida en que vivamos los valores que queremos trasmitir conseguiremos el objetivo. Porque educar es, fundamentalmente, comunicar a través del ejemplo, trasmitir actitudes y comportamientos.

Estas ideas se materializan en los valores que cada día hay que formar con los adolescentes en las instituciones educativas, tales como: Laboriosidad, Honradez, Honestidad, Justicia, Dignidad, Patriotismo, Solidaridad, Humanismo, Latino americanismo, y el que más se encuentra afectado en la actualidad es la Responsabilidad, definiéndose como el cumplimiento del compromiso contraído ante si mismo, la familia y la sociedad.

Sin embargo, vamos a especificar, con mayor precisión, los valores que debemos impartir como educadores; entre ellos tenemos:
1)    Desarrollar el sentido de responsabilidad. Organización, puntualidad, empeño por hacer bien las cosas, son actitudes positivas.
2)    Incrementar la autoestima, cuidar de nosotros mismos. Practiquemos las virtudes de aceptación, valoración y disciplina con uno mismo.
3)    Respetar a las personas mayores: lo hemos vivido casi como una imposición "por ser el padre o madre, abuelo o abuela". Cambiemos esa obediencia ciega por el sincero respeto hacia quienes, con una vida de esfuerzos, nos han trasmitido la próspera sociedad que disfrutamos.
4)    Honrar a los educadores: volver a revestirles de la dignidad y respeto que su profesión merece y aceptar su autoridad. Es imprescindible.
5)    Simpatía hacia los débiles que nos rodean.
6)    Aprender a escuchar y ponernos en el lugar de con quienes dialogamos.
7)    Aprender a perder, a fallar, a asumir el fracaso como proceso básico de todo aprendizaje de crecimiento personal.
8)    Respeto a los bienes y servicios públicos. Protegerlo, como nuestro el patrimonio común.

En resumen.
Los dictámenes morales son esenciales, y como parte de nuestra historia evolutiva, funcionan para asistirnos en adaptar a los rigores de nuestras vidas y en lograr ser flexibles con nosotros mismos y en el trato con los demás.

Ser justos y dignos nos proyectará una imagen envidiable, como miembros especiales de todo grupo al que pertenezcamos.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Adolescentes. Educación. Formación de valores



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Adolescentes y jóvenes. Educación sexual
La educación en sexualidad y la orientación sexual en adolescentes y jóvenes, es... [18/08/09]
3.025  
2. Adolescentes. Problemas e inquietudes
Entender a los adolescentes y conocer sus pensamientos . Desesperamos ante las... [24/04/09]
2.249  
3. Antivalores y valores
Los valores humanos son de sobra conocidos. Por este motivo, en este curso se... [02/06/09]
39.022  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail