12.182 cursos gratis
8.735.997 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 7:

 Lectura y test de análisis sobre iniciativa empresarial(proyecto de vida)

 

María de Chávez, Barranquillera, es la creadora de la firma de cosméticos Jolie de Vogue, empresa que comenzó en un garaje del barrio Santafé, en Bogotá, donde preparaba esmaltes para uñas en ollas de cocina. Hoy su nómina es de 1050 empleados y exporta sus productos a varios países.

Huérfana de padre desde muy niña y de humilde procedencia. Contrajo matrimonio con quien hasta hoy día ha sido su compañero de lucha diaria y el padre de sus siete hijos: Roberto Chávez.

Su madre quien se dedicó, por algún tiempo, a comerciar con mercancía entre Bogotá y Panamá, no podía brindarle apoyo por su precaria situación económica; María a los dieciséis años se fue a vivir con una hermana mayor.

El esposo de la hermana era un agente vendedor, que viajaba continuamente y quien decidió trasladarse con toda su familia a buscar un mejor horizonte a Pereira; ya que su situación económica era bastante apretada. Trasladado luego a Cali, sin cambios significativos en su situación, llevó, nuevamente, a María  que les ayudaba a cuidar los niños y en los oficios de la casa; pero “la situación pecuniaria (de dinero) era tan tensa que el cuñado decidió decirle un día que no podían seguir con ella, que le había conseguido un puesto donde unos amigos de la compañía de cosméticos de esa ciudad. Allí podía ejercer lo que aprendió en Barranquilla: como sacar descuentos, facturar, escribir a máquina (estudios de comercio), etc., en el único puesto que se ajustaba a sus conocimientos de secretaria “.

Consiguió cupo en un hogar de monjas para jóvenes, tenía únicamente dos vestidos y un par de zapatos, que mandaba a remontar periódicamente; como el de secretaria era el primer trabajo formal en su vida, se entregó en cuerpo, alma vida y corazón a esa empresa. Ganaba poco y practicaba lo que hacen todavía muchos jóvenes que querían salir adelante sin recurrir a medios fáciles: llevaba en una portacomida  el almuerzo y en su escritorio comía sola, sin sentirse humillada ni ofendida, ni pobre, ni infeliz.

La empresa de cosméticos era de un químico de mediana edad “quien le enseñó cuanto pudo, hasta dejarla encargada de casi todos los asuntos de la empresa… María, acostumbrada a la rigurosidad conventual, aunque indisciplinada como estudiante, tomó a pecho la oficina, se apersonó de ella, se dio a la tarea de aprender toda clase de labores de la misma, empezó a dar órdenes aquí y allá a medida que iba dominando cada área y en un momento dado, ella era, en la práctica gerente, administradora, pagadora, jefe de personal y despachadora. Todo con el consentimiento y la confianza del dueño”.

Al poco antes del ingreso de María, en la empresa habían comenzado a procesar y envasar productos de Revlon por primera vez en Colombia, lo cual propició su crecimiento. Los dueños decidieron trasladarse a Bogotá, y le propusieron a María venir con ellos. Ella que se encontraba un poco aburrida por la soledad de su vida lo aceptó.

Llegó ascendida al cargo de secretaria de importaciones, el cual le implicaba enfrentarse a funciones que desconocía, relacionadas con los vaivenes del control de cambios y todo el diligenciamiento que acarreaba importar materias primas, Ante todo no se amedrentó y rápidamente lo asumió con la eficiencia que la caracterizaba. Allí conoció a Roberto Chávez, con quien se casó a los diecinueve años de edad.

“Aunque la fábrica iba muy bien, pacimos manejos financieros la llevaron a la quiebra. Pero María había acumulado valiosa experiencia y se presentó a otra empresa de cosméticos, que manejaba quince casas extranjeras… Fue aceptada como jefe de importaciones… De los ochenta y cinco pesos que ganaba como secretaria pasó a cuatrocientos, salto proverbial que la sacó de la franja miserable y la colocó en un estatus digno”.

Su esposo, ahora sin trabajo, tomó la decisión de nunca más ser empleado, “juntaron sus cesantías, compraron una camioneta vieja y abrió un físico ‘chuzo’

Donde vendía: Alka-Seltzer, jabones, vaselina y chucherías por el estilo”.

María, continuó trabajando en la empresa como jefe de importaciones, tuvo sus primeros cuatro hijos y con gran esfuerzo construyeron su casa en un lote  que de Roberto había comprado de soltero en lo que hoy conocemos como Cedritos.

Sus primeros cuatro hijos fueron seguidos; al nacer el bebé ella se quedaba unos meses mientras crecía y luego retornaba a su trabajo,”la magnitud del esfuerzo se mide por el recorrido diario que debía hacer, desde la casa en Cedritos hasta la fábrica en Fontibón. Se tenía que levantar a las cuatro de la mañana para estar en Fontibón a las siete en punto, y salir de la empresa a las cinco de la tarde para estar en la casa a las ocho de la noche, cansada y dispuesta a atender a los hijos… Llegaba a hacer comida, arreglar las camas, paladear al uno, arropar al otro, reprender al mayor y escuchar a su esposo Roberto, tan trabajador e incansable como ella, salvo que no ejercía labores de hogar”.

Ante la mala situación financiera de la empresa, María decidió retirarse antes de perder la liquidación laboral. Fue entonces cuando pensaron, con su esposo, en formar un negocio entre ambos. Unieron recursos y fundaron Servidrogas: un centro de distribución de drogas, en pleno centro de Bogotá y también en una de sus zonas “negras”, frecuentada por prostitutas, campesinos desempleados y maleantes “cascareros”.

Ellos eran la clientela de Servidrogas, ante los malestares que llegaban a “consultar”, María “haciendo uso de los pocos conocimientos que tenía sobre el particular, acudía a una ampolleta infalible que costaba ochenta centavos… Sólo que en Servidrogas no la tenían. Corría a conseguirla en alguna droguería cercana, para ganarse veinte centavos por unidad. Cosas así debía hacer “no teníamos plata para surtir ese depósito. Era un depósito llamado Servidrogas, pero de drogas no tenía nada porque todo era conseguido aquí y allá, y de depósito menos, porque qué íbamos. a guardar allí”.

Conscientes del desconocimiento acerca del trabajo de medicamentos, Roberto y María decidieron asociarse con el señor Gamboa, quien era familiar de los dueños de la empresa de cosméticos en la que María se había desempeñado como jefe de importaciones; él se había quedado con algunas fórmulas para fabricar productos de belleza. Se pusieron a fabricar esmaltes; escogieron y registraron la marca Love Lines “líneas de amor”, que Roberto había visto alguna vez y le había gustado.

Ofrecían los esmaltes en almacenes de barrio y en cadenas grandes de almacenes, dentro de los cuales se los aceptaron en el Ley y el Tía. El producto tuvo bastante aceptación, lo cual les permitió vivir con algo de holgura sin los apuros económicos que hasta ahora los habían acompañado.

La pareja decide, entonces, ir a conocer Estados Unidos, deslumbrados por las oportunidades que allí podían encontrar. Se trasladan luego con sus respectivas madres y sus seis hijos a este país, dejando la fábrica bajo la responsabilidad de su socio.

Las cosas no fueron sencillas, no lograban “arrancar” y los recursos empezaron a escasear. Se presentó, entonces, la posibilidad de asociarse con un Chicano (nacido en Estados Unidos de padres Mexicanos) que se dedicaba al comercio de repuestos de avión.

Les pedía una base económica, que al no poseer decidieron buscarla en préstamo  en Bogotá; con sus amigos solventes. Esta suma ascendió aproximadamente a ochenta mil dólares, los cuales debían pagar con un interés del cinco por ciento. Compraron, además, una casa de cuarenta mil dólares, de la cual cancelaron el diez por ciento de cuota inicial y el resto lo pagarían en treinta años.

Pero las cosas no fueron bien como se deseaba, el socio resultó ser un estafador que los dejó prácticamente en “la calle” y ¡bastante endeudados!. Fue entonces cuando María y Roberto decidieron volver a Bogotá y retomar la empresa de esmaltes, de la cual no habían recibido dinero alguno durante su estadía en Norteamérica.

A su llegada se encontraron con que su socio, el de la fábrica de esmaltes, había trabajado para sí y negociado la marca Love Lines con un señor sin haberles consultado.

Decidieron dejar las cosas así y separarse “amistosamente de su socio”. Alquilaron una casa vieja en el barrio Santafé, cercano al centro de la ciudad,” y pusieron a funcionar la incipiente fábrica de esmaltes en un garaje. Por fortuna Roberto siempre fue muy inquieto y tiempo atrás había registrado una marca a nombre de María, Vogue, que sería el comienzo de una gran empresa, la que los llevaría a figurar en el listado de “mayores empresarios de Colombia”.

Un inconveniente los hizo asesorarse de un amigo químico para aprender a hacer los esmaltes  de manera más técnica y precisa: “cuando las usuarias destaparon el esmalte se encontraron con un pegote horroroso, una especie de engrudo endurecido. Eso fue la locura, Le habían echado demasiado rapidizante y el líquido se compactó en los frasquitos”. Sin embargo quedaba lo principal, el punto fuerte de los esmaltes que eran los novedosos y hermosos colores, que María había logrado y los cuales fueron ampliamente elogiados por el químico.

Su mayor preocupación, entonces, era pagar los ochenta mil dólares más intereses que tenían y por la cual los tenían algo “acosados”.

Roberto, aconsejado por un amigo, invirtió en la Bolsa de Valores algunos ahorros que tenía; la buena asesoría de su amigo y seguramente un poco de “suerte de principiante”, le permitieron ganar ciento veinte mil pesos, dinero que en esa época era una cantidad considerable y con la cual canceló la mayor parte de la deuda que tenía. Roberto continuó con su vieja camioneta vendiendo para ganar dinero que les permitiera subsistir.

Se presentó entonces la oportunidad de contratar a una experta en el “arte de crear cosméticos”, ampliando la producción a: sombras para ojos, rubor y polvos. El proceso era manual y rudimentario y todavía no tenían posibilidades de invertir en la infraestructura: “empacaban cajas, hacían remesas, atendían ventas por teléfono, a veces ella salía a vender directamente y él viajaba en su camioneta a hacer lo mismo; las ocupaciones eran intensas.

La nostalgia los hizo ir por sus hijos, que aún estaban en Estados Unidos; era 1970, habían pasado ya siete años y en 1971 nació su último hijo, diez años después del menor.

Uno de sus proveedores le dijo: “oye María, ¿por qué no sacas una línea bien fina, en vez de la popular que tienes con Vogue?; puedes hacer eso, me consta que tienes buen gusto”

Le entusiasmó la idea y su desarrollo fue inmediato. Empezó a importar estuches de calidad, solicitó fragancias y hubo una que le impactó particularmente: Jolie. “Ya mismo vamos a sacar esta línea”, dijo. Fabricó unos cientos y gracias a sus excelentes relaciones comerciales, los administradores de las grandes cadenas se lo codificaron como producto: nuevo, fino y elegante. La respuesta de todos fue similar: “Doña María, está liadísima, tráigame de entrada tantas unidades”. “A partir de ese momento dejó de ser María a secas, ya era Doña María de Chávez, cabeza de Vogue.

El lanzamiento se hizo “por lo grande” en: Barranquilla, Cali, Medellín y Bogotá. Pronto Jolie de Vogue, se convirtió en una marca preferida por distinguidas damas.

Roberto, el hombre de la iniciativa, de las inquietudes financieras, del trabajo sin horario, el de visión lejana y sentido de la libertad y la independencia, decidió abandonar la empresa. La razón era entendible en alguien de su talante: “Usted –le dijo a Doña María-, se está llenando de consejeras de belleza, tiene una organización muy grande, no quiero estar en esta oficina, no tengo nada que hacer con cosméticos, lo mejor es arreglar nuestra situación económica. Separemos bienes”.

Esta separación fue puramente económica, ya que hasta el día de hoy, siguen compartiendo sus vidas. Roberto “no quería saber de departamentos de mercadeo, ni arandelas de esas”. Creó su propia empresa de productos de belleza populares, para el cual pensaba todavía en camionetas pequeñas con vendedores de almacén en almacén, de pueblo en pueblo de ciudad en ciudad; algo ya obsoleto para 1983; “A su espíritu le satisfacía un negocio sencillo, no más”. Hoy tiene una próspera empresa con productos populares, le va muy bien, hace las cosas como quiere, manda como desea, es independiente y consecuente con su propio ritmo de vida.

Doña María capacitó a su personal para que de manera eficiente organizaran los eventos concernientes a este aspecto, todo lo contrario a la firma franquiciadora, de tal manera que después de un tiempo, les fue concedida por los méritos de su labor: la franquicia de Miss Universo a Colombia.

Además del mercado nacional, ha conquistado el de otros países como: Perú, Bolivia, Toda Centroamérica y su mayor logro, ha conseguido introducirse en la Comunidad Europea. En 1990, lanzó la línea Wendy, para hacer la competencia a los productos piratas de Jolie de Vogue y rescatar ese mercado.

“Uno de los secretos del éxito es ‘pensar un poco más allá de lo normal, enriquecerse cualitativamente en su área, en lo que sabe, y estar atentos al negocio. Hay cosas que me han faltado en la vida por el estudio que me faltó; pero también hay gente que ha estudiado mucho y no ha hecho nada. De pronto son las necesidades las que hacen que uno surja, que la persona salga adelante, si uno tiene todo conseguido la vida deja de ser interesante’”.

“Es bastante radical afirmar, por experiencia personal, que ‘hay que trabajar mucho, con tenacidad; si uno se cae, tiene que volverse a levantar inmediatamente y con más fuerza. Hay que tener una idea fija acerca de lo que se quiere hacer, insistir e insistir, y en la medida como uno lo haga, logra su propósito, hay gente que se desanima y claudica. Eso no, hay que tener espíritu fuerte y, sobre todo, transmitirlo"

EJERCICIO 6

  1. Abra el cajón de sueños, y enumere por lo menos diez de ellos, ayúdese recordando etapas pasadas de su vida.
  2. Seleccione los sueños que podrían convertirse en ideas de negocio

 

fds

ANÁLISIS DE LECTURA

Tanto en Doña María de Chávez como en Roberto Chávez:

  1. Actitud frente al fracaso
  2. Toma de riesgos
  3. Planteamiento de metas
  4. Persistencia
  5. Espíritu de sacrificio
  6. Visión del futuro
  7. Sueños

¿Qué otras características personales encuentra en ellos?

¿Se podría decir que ser empresarios fue su proyecto de vida?

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Administración de empresas para principiantes



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Administración de empresas
Con este curso vas a conocer las herramientas básicas de la administración de las... [04/10/05]
42.676  
2. Administración de empresas agropecuarias
Este curso ofrece algunas pautas para las empresas agropecuarias. Sobretodo,... [29/11/05]
5.116  
3. Administración de empresas. Organización y planificación
Curso empresa de contabilidad sobre sobre los fundamentos de la... [02/03/09]
12.116  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail