12.212 cursos gratis
8.333.675 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Administración empresarial

Autor: Raúl Cortez Egusquiza
Curso:
10/10 (2 opiniones) |2831 alumnos|Fecha publicación: 13/05/2010
Envía un mensaje al autor

Capítulo 10:

 Estilos de liderazgo

 

Desafortunadamente, todos los liderazgos ejercidos por los individuos no son buenos

en todas las situaciones.

Los estilos de liderazgo se clasifican por las actitudes que asumen los diferentes líderes en sus relaciones interpersonales. No existe un estilo mejor que otro, es decir no es que uno sea bueno y los otros malos son sólo estilos diferentes que deben ser usados en el momento y circunstancia adecuada. Allí radica la habilidad del verdadero líder.

El líder busca eficacia: Para lograrlo, se requiere capacitación, experiencia y análisis de resultados. Sea mediante elección, nombramiento, contrato, o cualquiera otra forma en que se haga líder a una persona, las decisiones están basadas en una o más de las siguientes consideraciones:

1.              Tiene las habilidades personales que lo capacitan para ser líder.

2.              Ha demostrado aptitudes latentes que indican que es capaz de convertirse en un buen líder.

3.              Tiene más conocimientos sobre la materia que los demás a los que se propone dirigir.

4.              Se convierte en líder debido a su posición en la organización.

5.              Se convierte en líder porque las personas confían en él.

6.              Se convierte en líder porque es el primero en actuar como tal.

Por consiguiente, para ser un líder eficaz deberá desarrollar las cualidades de un líder eficaz. Para desarrollar más sus habilidades y aptitudes potenciales para el liderazgo, el primer paso es determinar en qué condiciones se encuentra actualmente.

 

LOS ESTILOS DE LIDERAZGO

Se refiere a la manera cómo se comporta uno cuando trata de influir en el rendimiento de los demás. Es una combinación del comportamiento rector (directivo) y del seguidor (apoyativo).

Comportamiento rector: Consiste en decirle claramente al personal qué debe hacer, cómo, dónde y cuándo hacerlo, y supervisar luego estrechamente el cumplimiento.

Comportamiento seguidor: Consiste en escuchar al personal, brindarle apoyo y ánimo en sus esfuerzos y, finalmente, darle facilidades para la resolución y la toma de decisiones.

Pueden existir varias combinaciones de estos comportamientos, lo que definirá varios estilos de liderazgo. No existe un estilo que sea siempre el mejor. El estilo que adopte el líder en un momento determinado depende de los siguientes factores: La personalidad del líder. Las necesidades, la actitud y los problemas del grupo. El grupo en sí. La situación o labor. Hay que conocer y combinar todos los estilos. Usar cada uno según las necesidades y características de los miembros.

De manera general, los estilos de liderazgo pueden clasificarse en 3 categorías importantes:

 

EL LIDERAZGO AUTOCRÁTICO

Nos refiere a un conjunto de actitudes de imposición, nos recuerda la jerarquía militar bajo la cual ninguna orden se discute, sólo se ejecuta. Los líderes autocráticos por lo general imponen sus ideas, su visión del mundo, su percepción de la realidad sin tratar que los otros la entiendan o la compartan, lo importante es que se hagan realidad. A este líder le interesa el resultado, no el fin, y es quién mejor toma decisiones bajo presión y asume responsabilidades ante las dudas de los demás. Es un líder que consigue cosas. Muchos lo aman muchos lo odian, parece tener la cualidad de ocasionar sentimientos exagerados en las personas, en todo caso nunca pasará desapercibido en su actuación.

El liderazgo autocrático es aquel en que el líder busca la obediencia de sus seguidores. El toma todas las decisiones. No quiere decir que el líder se convierta en dictador. Él determina las normas y la política a seguir y asume responsabilidad plena por todos sus actos. Este estilo de liderazgo es el más deseado en situaciones en las que el tiempo es el factor de mayor importancia. El proceso de la toma de decisiones requiere mucho menos tiempo y por consiguiente este estilo es adecuado para toda situación en que se necesite rapidez. Es altamente eficaz cuando se trata de dirigir a personas dependientes o a las que prefieren no tener participación alguna y eludir toda responsabilidad en la toma de decisiones. En otras palabras, personas que necesitan o que desean ser dirigidas.

 

El Líder autocrático:

§   Se comunica para impartir órdenes pero no escucha las opiniones del grupo.

§   Pone énfasis en el control escrito y adherencia a los procedimientos.

§   Se interesa en los sistemas y el proceso.

§   Motiva mediante el temor y el castigo.

§   Se guarda la información para sí.

§   No confía en sus seguidores.

EL LIDERAZGO DEMOCRÁTICO

Consiste en que el líder actúa como moderador. El saca ideas y sugerencias del grupo. La discusión y las consultas son elementos indispensables. Pero este estilo no significa necesariamente que toda decisión tiene que ser puesta a votación. La técnica del liderazgo democrático se concentra mucho más en el grupo que los otros dos estilos. En el progreso del desarrollo del grupo, cada miembro individual participa en el proceso de acción. En muchos casos este tipo de liderazgo favorece la creatividad y la satisfacción propia en cada miembro del grupo que en una u otra forma participa en la acción.

El Liderazgo democrático es aquel que permite la opinión de todos, el debate, la discusión y por supuesto la votación. El líder democrático desea que todos compartan su visión, su sueño, trata de convencer a todos “vendiéndole” la idea y recoge también los aportes y sugerencias que tienen que hacer los demás. Por lo general inspira confianza y seguridad, pero a menudo es criticado por lo que consideran su “falta de carácter”, lentitud para tomar decisiones (tiene que buscar siempre la aprobación de alguien mas) y que muchas veces las circunstancias y las personas lo llevan a tomar decisiones que lo alejan de sus objetivos.

El Líder democrático:

§   Se comunica con el grupo para sugerir, dar instrucciones y escucha las ideas del grupo.

§   Pone énfasis en las relaciones humanas y afinidades personales.

§   Se muestra flexible y abierto a las ideas del grupo.

§   Motiva mediante el reconocimiento, los elogios, etc.

§   Comparte información con el grupo.

§   Confía en los miembros del grupo.

EL LIDERAZGO DE RIENDA SUELTA

Ha sido llamado el método de manos afuera. El líder se convierte en una especie de puesto de información. Su papel es mucho menos visible que en los otros dos tipos de liderazgo y ejerce solamente un mínimo de control en las acciones. Sin embargo, esto no significa que el grupo está sin líder. En realidad, el método de rienda suelta requiere con frecuencia más tiempo y más esfuerzos por parte del líder que en los otros dos estilos de liderazgo.

El Liderazgo de rienda suelta deja hacer a los demás, deja pasar las cosas por alto, e ignora aquello que pudiera ser un obstáculo en la consecución de sus objetivos. Este líder, muchas veces no es fácilmente identificable pues su estilo hace que no tome un papel tan activo como se espera de él, las actitudes pasivas de “no hacer” son en verdad su manera de “hacer” y así puede conseguir los fines que se propone, la mayoría de personas que le rodean no llegan a entenderlo del todo y parece no importarle nada cuándo en verdad le está importando todo.

El Líder Rienda suelta:

§   Deja que los miembros del grupo hagan lo que les parezca mejor.

§   Se concentra más en escuchar que en hablar.

§   Se muestra muy flexible en cuanto al cumplimiento de plazos y al logro de resultados.

§   Cree que las personas poseen motivación propia y no se necesita instarle a trabajar.

§   Permite que el grupo maneje su propia información.

§   Confía implícitamente en los miembros del grupo.

Entonces... ¿Cómo actuar y cómo dirigir? Con un liderazgo adecuado al trabajo en equipo, esto implica un conocimiento real de la cultura y valores de los integrantes del grupo y un trabajo organizado con los diferentes estamentos de la organización. Es decir con un liderazgo participativo.

Tal vez se esté pensando en una persona que encaja perfectamente para cada tipo de liderazgo que hemos descrito, pero cuidado, antes de hacer una calificación de los líderes que se conoce hay que recordar que: No existe un tipo puro de liderazgo, es decir todos tenemos algo de cada estilo aunque uno de ellos sobresalga; y ninguno de ellos es bueno o malo, sólo diferente y todos necesarios. El adecuado uso de ellos harán que exista un “líder situacional” que reacciona con las actitudes adecuadas a la situación, al momento y al lugar.

 

EL LIDER SITUACIONAL

Puede ser reconocido como aquél que convoca las opiniones, sugerencias, experiencias y conocimientos de todos los miembros de la organización. Compromete una relación más horizontal entre autoridades y los que no lo son y fomenta una cultura de participación. Por ejemplo el liderazgo sobre los círculos de calidad o sobre cualquier equipo que persiga un objetivo común. El líder situacional, obviamente es todo un estilo de liderazgo muy efectivo. Nos identificamos con él, en la medida en que primero estemos identificados con el concepto de liderazgo y las clasificaciones que de él se hacen.

Ejemplo: Juan Lopez es un vendedor. Diariamente se enfrenta a una variedad de oportunidades para el liderazgo. Juan utiliza una variedad de técnicas para lograr sus objetivos con cada persona individual. Por ejemplo, ordena (estilo autocrático) a su secretaria que envíe a la oficina principal un determinado informe financiero dentro de la fecha límite fijada para ello. Consulta (estilo democrático) con sus clientes sobre el mejor método para llenar sus necesidades con el producto que él vende. Sugiere (estilo rienda suelta) a sus asistentes que preparen un programa para cumplir con las fechas límites en los envíos por correspondencia, dejando el desarrollo y preparación de este programa a la selección y buen juicio de sus asistentes.

Ha utilizado toda la gama de posibilidades para lograr sus objetivos. En ningún momento excluyó Juan alguna técnica como equivocada o mala; simplemente escogió la mejor técnica para la situación existente en cada momento. Esta es una característica importante en un buen líder. ¿Qué influenció la decisión de Juan en cada caso?

Los cuatro factores principales determinan el éxito en un estilo de Liderazgo son:

1.              El seguidor individual,

2.              El grupo,

3.              La situación y

4.              La personalidad, en ese punto, del líder mismo.

Estos cuatro aspectos deberán ser considerados por todo líder al hacer su selección del estilo de liderazgo a emplear.

 El Líder compromete una relación más horizontal entre autoridades y

los que no lo son y fomenta una cultura de participación.

Capítulo siguiente - Control administrativo

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Administración empresarial


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Administración general empresarial
La administración es la ciencia social que estudia las organizaciones tanto en las... [15/11/07]
4.752  
2. Administración de empresas
Con este curso vas a conocer las herramientas básicas de la administración de las... [04/10/05]
42.676  
3. Administración de una bodega
Conoce la administración y el funcionamiento de una bodega con este curso de... [06/08/10]
4.727  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Quieres recibir más cursos de Administración y Secretariado? ¡Son gratis!