12.170 cursos gratis
8.781.800 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capýtulo 2:

 Planificar un presupuesto (1/2)

Antes que simplemente planificar y/o presupuestar para la seguridad y el éxito financiero y para que no se conviertan estas actividades en simples ejercicios mecánicos o instrumentales se requiere el cambio de mentalidad o, lo que es casi lo mismo por su estrecha, casi simbiótica relación, el cambio de actitud de las personas y así facilitarles transitar del simple comportamiento reactivo en la vida a un comportamiento proactivo, en esto creemos que es donde estriba la mayor dificultad cuando se quiere educar a las personas en el campo de las finanzas personales y familiares.

Pero, el cambio de actitudes, dice Durán, “…es difícilmente un tema que pueda ser considerado abstractamente. El cambio tiene siempre una dirección, fijada por la meta que se pretende alcanzar. Para definir el tipo de mentalidad que constituye el objetivo de la transformación propuesta, es necesario prefijar de antemano, el tipo de desarrollo que se desea. Diferentes esquemas de desarrollo requieren rasgos psíquicos distintos de las personas.”

Luego, el mismo Durán señala: “En el sentido que nos parece más apropiado, el término “mentalidad” denominaría el conjunto de modos de reaccionar a que están acostumbradas las personas o grupos; dicho en un lenguaje más técnico, el conjunto de actitudes que poseen esas personas. Crear una nueva mentalidad sería, por consiguiente, transformar actitudes.”

Son diferentes las teorías psicológicas y psicosociales que sugieren la manera de llegar al cambio de las actitudes, las cuales afortunadamente no discrepan de manera preocupante. Ante todo, dice el mismo Durán: “…porque constituyen muestra de la capacidad de enriquecimiento mutuo que poseen; cada una destaca aspectos que las otras consideran menos relevantes, lo que abre la puerta a posibles complementaciones. Y luego, porque hay más puntos de acuerdo que de desacuerdo entre ellas”.

Entre los diferentes aspectos coincidentes y que favorece, además de las personas implicadas en el cambio, a quienes trabajan por el mismo, como es el propósito de este curso, se encuentra, entre otros, que las actitudes distan de ser realidades inmutables, que el cambio de actitudes no es necesariamente un proceso incontrolable y, finalmente, que el cambio de actitudes se favorece cuando hay un curso deliberado en la búsqueda de metas y objetivos precisos y fijado de antemano, curso deliberado que se expresa técnicamente en un esquema de planificación.

En este sentido y antes de ubicarnos brevemente, y ojalá prácticamente en la planificación, leamos a García, en la siguiente excelente reflexión, que no por extensa pierde su actualidad motivadora:

 

“Convierta sus Sueños en Metas

Si usted tiene hijos, o sobrinos, o conversa con niños a menudo, seguramente los habrá oído expresar sus sueños, es decir, manifestar lo que ellos quisieran ser cuando sean grandes.

Muchos sueñan con ser aviadores, vaqueros, detectives como los de las películas, actriz de cine, tener una gran casa, etc.

Los sueños de los niños tienen una gran variedad que va desde Tarzán hasta el Agente 007, pasando por Superman. Y no está mal que sueñen, después de todo son sólo niños, están en la fase preparatoria de la vida, no tienen capacidad para fijarse metas reales.

Lo extraño y lamentable, es ver a personas adultas que conservan la misma actitud. Miles de personas compran billetes de lotería semanalmente soñando con sacarse el premio mayor un día y convertirse en triunfadores por un mero golpe de suerte.

¿Puede considerarse esto una meta? ¡Desde luego que no! Esto es sólo un sueño infantil, parecido al de soñar con que un día se va a aparecer un Hada Madrina y, con un golpe de su varita mágica nos va a convertir en un Príncipe encantado o en una reina de belleza.

Usted tiene que haber oído cientos de veces frases como éstas: “Si yo fuera rico sería un hombre espléndido con mis amigos. Los invitaría todos los días a mi casa, ninguno de ellos estaría mal”. “Si yo tuviera carro propio llevaría a todo el que encontrara en la calle sin transporte”. “Si yo tuviera casa propia sería feliz”. “Si yo fuera el dueño de esta compañía, lo primero que haría sería aumentarle el sueldo a todos los empleados…”

¿Son estos sólo sueños, o son metas reales? Yo diría que en la mayoría de los casos son sólo sueños. Sueños infantiles como los de antes. Sería ridículo que soñáramos ahora con ser el mago Mandrake, eso está claro. En vez de eso, soñamos con ser el dueño de la compañía. Pero si no estamos haciendo nada por convertir en realidad nuestro sueño, estamos sólo viviendo de ilusiones en un mundo imaginario o infantil.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Administración de la economía personal y familiar (2/2)



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Administración de la economía personal y familiar (1/2)
Este curso ha sido dividido en dos partes, las cuales intentan dar respuesta a... [28/01/11]
1.705  
2. Gestión de la economía doméstica
Nos quejamos de los bajos salarios que recibimos y continuamente estamos comentando... [20/07/07]
5.788  
3. Nuevo modelo de economía de valor
Un nuevo modelo de economía de valor. Eso es lo que nos presenta el autor de este... [06/04/09]
563  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail