12.170 cursos gratis
8.782.689 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capýtulo 11:

 El manual del delincuente

El oficio de los delincuentes, al igual que los demás, tienen sus características especiales ya no cualquier persona arriesga la vida sin tener necesidad para ello, a no ser la necesidad de dar alimento a su familia o la drogadicción a la que ellos son adictos.

Para dar alimentación necesaria a la familia en la actualidad se requiere, cuando menos, de tres a cuatro veces el salario mínimo, más cuando se gana un mísero salario no alcanza ni para una pareja de recién casados, por lo cual en muchas ocasión es se inicia el robo por necesidad, continuando con ese delito cuando ven que en la primera ocasión les fue fácil y a la vez obtuvieron ganancias más fuertes que las esperadas. Cuando se tiene la necesidad de mantener una familia o a sí mismo y no se encuentra un trabajo adecuado en salario y prestaciones a sus necesidades mínimas, ellos mencionan que es mejor morir de un balazo que de hambre, por lo cual arriesgan su vida o dejan a su familia en la orfandad.

Cuando ya es diestro o preparado en la materia, dicen ellos, que todo tiene su chiste o gracia, así como su preparación para llevar a cabo la ejecución del delito, no solo es hacerlo al aventón, pues el oficio exige un largo aprendizaje, conocimientos puramente técnicos, amor a la tarea, como entendimiento de la causa, los fines y los medios.

El oficio (del delincuente) llena la mayor parte de la vida de los que delinquen, saben que es cosa seria, de la cual depende el pan (y drogas) que dará de comer a su familia, saben también que de ellos depende la vida social y el destino de algunas personas, por lo cual en el trabajo de grupo deben mostrarse suficientemente al tanto de la vigilancia policiaca, incluso de la invisible e inofensiva, como parece serlo en los periodos de calma y descubrirla.

Uno de los elementos que les recomiendan a los delincuentes en su accionar, es lo siguiente:

• Manejar un código de las reglas de la clandestinidad.

• No tener ninguna receta sensacional sino reglas elementales

• Manejar el buen sentido para manejarlas.

• La imprudencia es el mejor auxiliar de la policía para su detención.

La vigilancia secreta que es fundamento de toda vigilancia es casi siempre fácil descubrir ya que todo delincuente debe considerarse perseguido permanentemente y jamás dejará de tomar de tomar las precauciones necesarias para impedir que lo sigan.

En las grandes ciudades, donde el tráfico es intenso y los vehículos son variados, el éxito de la policía se debe exclusivamente a una culpable negligencia de los delincuentes más que a una investigación policiaca.

Las reglas más simples son:

1. No dirigirse directamente a donde uno va.

2. Dar un rodeo por una calle poco frecuentada, para asegurarse de que no lo siguen.

3. En caso de duda, regresar sobre sus propios pasos.

4. En caso de advertir que es seguido usar un medio de transporte público y transbordar en varias ocasiones.

5. Es un poco difícil plantar a los agentes en una ciudad pequeña pero al hacerse ostensible tal vigilancia gran parte de su valor.

6. Desconfiar de la imagen preconcebida del agente paisano, este tiene frecuentemente una fisonomía bastante característica.

7. Los buenos policías saben adaptarse a la variedad de sus tareas.

8. El transeúnte más corriente, el obrero con camisa de mangas, el vendedor ambulante, el chofer, el militar, pueden ser todos ellos policías, por lo cual deben desconfiar.

9. Cuidarse también de la manía de ver un soplón en todo el que pasa cerca de uno.

10. Escribir lo menos posible.

11. No tomar nota sobre temas delicados.

12. Más vale memorizar ciertas cosas que tomarlas por escrito.

13. Ejercitarse en retener las direcciones y particularmente las calles y números por procedimientos mnemotécnicos.

14. En caso de ser necesario tomar nota, inventar procedimientos de abreviaturas.

15. Cada quien inventar procedimientos de abreviaturas de inversión y cambio de cifras.

16. Para disminuir las posibilidades de error valerse de asociaciones de ideas.

17. En las cartas, decir lo mismo de lo que haya que decir, esforzándose para no ser entendido más que por el destinatario .

18. No mencionar terceros sin necesidad. En caso de necesidad, recordar que un nombre es mejor que un apellido y que una inicial es mejor que un nombre.

19. Evitar todas las precisiones (de lugar, trabajo, carácter, etc.).

20. Saber recurrir aun sin entendimiento a estratagemas que siempre deberán ser muy sencillas.

21. No decir “Felipe fue detenido”, sino “Felipe cayó enfermo repentinamente”.

22. Recibir la correspondencia a través de terceros.

23. Recordar el axioma policiaco “DAME TRES LINEAS ESCRITAS POR UN HOMBRE Y TE LO HARÉ DETENER”.

24. Desconfiar de los teléfonos, no hay nada más fácil de controlar.

25. No hacer citas por teléfono más que en términos convencionales.

26. Conocer bien los lugares, en caso de necesidad estudiarlos con antelación plenamente.

27. Fijarse en las casas, los paisajes, los lugares públicos que tengan varias salidas.

28. Tener como principio que la actividad ilegal no debe saber sino aquello que es útil que se sepa, frecuentemente es peligroso saber o conocer de más.

29. Mientras menos conocida sea una tarea, más seguridad y posibilidades de éxito ofrece.

30. Cuidarse de inclinación a las confidencias.

31. Saber callar es un deber hacia el grupo.

32. Saber ignorar voluntariamente aquello que no se debe conocer.

33. Es un error que puede ser grave contarle a los amigos más íntimos, a la novia, un secreto que no es indispensable que conozca.

34. En ocasiones es algo que puede dañarlos a ellos, porque se es responsable de lo que se sabe y esa responsabilidad puede estar cargada de consecuencias.

35. No molestarse ni ofenderse por el silencio de un compañero, ello no indica falta de confianza sino más bien una estima fraternal y una conciencia del deber común.

36. En caso de detención, mantener la sangre y cabeza fría.

37. No dejarse intimidar ni provocar.

38. No responder a ningún interrogatorio sin estar asistido por un abogado que sea de mucha confianza.

39. Explicarse es peligroso, se está en manos de profesionales capaces de sacar partido del menor error cometido durante el interrogatorio.

40. Toda aplicación les proporcionará información valiosa.

41. Mentir es extremadamente peligroso, es difícil construir una historia sin defectos demasiado evidentes, es casi imposible improvisarla.

42. No tratar de hacerse el astuto, la desproporción de fuerzas es muy grande.

43. Cuando se niega algo, hacerlo de plano.

44. No dejarse sorprender ni desconcertarse con el clásico “lo sabemos todo” ya que la policía es capaz de todo.

45. Es un truco de los policías y los jueces con todos los detenidos.

46. Las confesiones, las malas justificaciones, la creencia en triquiñuelas y los momentos de pánico pueden costar caros.

47. Cualquiera que sea la situación de un acusado, una defensa firme construida en muchos silencios y de pocas afirmaciones y negaciones solidas, ayudan a mejorarla.

48. No creer en nada cuando te dicen “tu compañero ya nos contó todo”.

49. En las confrontaciones conservar la calma con sangre fría e insistir en no saber nada.

50. Jamás firmar un documento sin haberlo leído con anterioridad bien y comprendido completamente.

51. A la menor duda negarse a firmarlo.

52. Si la acusación se basa en una falsedad no indignarse, la verdad de ellos no es la nuestra.

53. Frente a policías y jueces no olvidarse que son fieles sirvientes de los ricos.

54. Que si son los más fuertes somos nosotros los que tenemos razón contra ellos.

La aplicación de estas reglas exige una cualidad que todo delincuente deberá tratar de cultivar “LA INGENIOSIDAD” por lo que antes de su posible detención debe saber como actuar y defenderse de los policías, jueces y burguesía, que son los que manipulan a todos los elementos que aplican la ley.

Como vemos estas reglas llevadas a cabo por los delincuentes y que pocas ocasiones son tomadas en cuenta por los investigadores policiacos, son las que se aplican en contra de nuestra sociedad por el hampa organizada plenamente sin que el estado pueda lograr superarla, ya que lleva a cabo la supuesta detención de uno o dos grupos delictivos y a la vez surgen otros tantos que superan a los anteriores en tecnología, armas y organización.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Actuación y procedimientos policíacos (2/2)



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Actuación y procedimientos policíacos (1/2)
El curso trata más que nada del actuar de los elementos policiacos en sus... [06/07/11]
67  
2. Televisión, cine y teatro. Actuación
Televisión, cine y teatro. Actuación, curso dirigido a personas que desean... [12/03/09]
1.652  
3. Técnicas y procedimientos de primeros auxilios
Los primeros auxilios son técnicas y procedimientos de carácter inmediato,... [27/03/08]
6.194  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail