12.170 cursos gratis
8.780.769 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capýtulo 6:

 Inversor en mercado de acciones. Riesgos

Respecto del entendimiento del riesgo, según mi criterio podemos tener dos enfoques básicos. Uno que llamo el académico, basado principalmente en el riesgo asimilado a la volatilidad. El segundo, que llamo de enfoque pragmático y que tiene  mayor relación con la nueva ola de escritores financiero/autoayuda que ponen el foco del riesgo no tanto en el vehículo de la inversión sino más bien en el sujeto en tanto inversor.

Veremos los dos aspectos ya que ambos son válidos, pero…notarán que haremos foco en el primero, ya que creo que el segundo esta relacionado directamente al primero, es decir a entender las variables técnicas que gobiernan los mercados, a la capacitación y a formar un sujeto que pueda optar entre distintas opciones, mas allá del resultado, con un criterio racional de selección.

Volatilidad asociada al riesgo

Desde lo académico entenderemos el riesgo como la dispersión en el precio de un activo financiero respecto de su promedio.

Es decir:

Tomemos por ejemplo la acción A, supongamos que lo largo de un año el precio promedio de dicha acción fue de 10 dólares por unidad, que su mínimo fue de 3 dólares y su máximo fue 17 dólares.

Ahora tomemos por ejemplo la acción B, cuyo promedio también fue de 10 dólares, pero su mínimo anual fue de 1 dólar y su máximo de 50 dólares.

¿Cuál consideraría usted  que tiene mayor riesgo?

Claramente la acción B, ya que la mayor fluctuación respecto de su promedio la hace más impredecible.

Claro esta, usted me dirá que aumentan las posibilidades (digamos probabilidad de ahora en más) de ganar mas dinero. Esto es verdad, pero claramente es consecuencia lógica de asumir mayor nivel de riesgo en B que con A.

Dentro de la selección de activos recomiendo leer a Harry Markowitz, quién ahondara en el armado de portafolios de inversión haciendo hincapié fundamentalmente en la selección de activos con distinta volatilidad y coeficientes de correlación tales que entre si logren disminuir el riesgo del portafolio. Si bien en este libro no avanzaremos más respecto de la teoría de portafolios, si nos quedaremos con este último concepto respecto de la idea de riesgo del portafolio y avanzaremos sobre el riesgo de un  activo específico.

Respecto del concepto de riesgo en un portafolio, recomiendo profundizar con la lectura de Markowitz, con la idea de comprender que parte del riesgo de un conjunto de activos puede minimizarse  en función de la volatilidad (variaza) de cada activo, la relación entre sus varianzas (covarianzas) y su grado de correlación. Este es entonces el riesgo diversificable, ya que  el conjunto de varios activos (hay un límite) produce en conjunto un grupo de activos que posee menor riesgo (en su conjunto), pero una rentabilidad esperada superior a su promedio.

Entonces cada activo de manera individual posee un tipo de riesgo que es diversificable o no sistémico, asociado directamente a la especie.

Por otro lado, no podemos dejar de señalar que estos activos se encuentran inmersos en un mercado, que también presenta un tipo de riesgo, denominado no diversificable o sistémico. Nos referimos a los vaivenes políticos (¿a alguien le suena?) a los ciclos de la economía, a los imponderables.

Podemos analizar profundamente una acción, relevar todos sus aspectos fundamentales, tener una señal técnica muy fiel que probadas veces ha funcionado, pero luego de todo esto, un cambio, por ejemplo  en la política de tipo de cambio pueda dar por tierra con nuestras tan ansiadas ganancias.

Por todo lo ante expuesto y en el marco de una operación en mercado de un activo individual (más allá de si forma o no parte de un portafolio), a iguales niveles de rentabilidad esperada, siempre seleccionaremos aquel activo que creamos que tiene menor riesgo.

Es importante la palabra que acabo de subrayar: Creamos, ya que es técnicamente imposible estar seguros. La probabilidad de estar 100% seguros seria la probabilidad 1 de que ese hecho siempre ocurriera. Salvo la posibilidad de un milagro, sería  cero “0” la probabilidad de que sistemáticamente acertáramos una predicción de mercado[1].

En estos temas no debemos confiar en la suerte ya que los mercados, en promedio se encargarán de demostrarnos que la misma no existe.

Recuerdo una vez en que acompañe al hipódromo a mi padre y a mi tío.

Dos eruditos que claramente podrían ser considerados expertos. Mi padre según su análisis (análisis técnico, ya que se basó principalmente en los precios sobre las apuestas) daba por ganador en una de las carreras al caballo número 10, y mi tío, luego de un análisis también exhaustivo (pero fundamental, ya que se basó en aspectos como la sangre y el estado físico del animal) daba por ganador al número 11. Ante la disyuntiva jugué a los 2 a ganador, asignando activos tal que si cualquiera de los dos ganaba más o menos cobraría lo mismo.

Sucede que ocurrió algo que es prácticamente imposible. Los caballos empataron.

Esta situación realmente es una rareza, ya que los modernos sistemas de control pueden incluso lograr que una carrera se defina por una ventaja mínima, que equivale a un distancia menor al hocico.

Vista la situación simplemente me dirigí a la ventanilla a cobrar el promedio ponderado de mis apuestas.

Como venía diciendo, la suerte no existe en términos de mercado[2], por lo que en las carreras siguientes no hice más que perder lo ganado.

Mi padre y mi tío tampoco ganaron pero perdieron menos que yo, dado esto tuve que reconocer que el conocimiento sobre un tema, un mercado, un juego, disminuye considerablemente el riesgo. Y claramente cuanto más sepamos sobre un activo, será mejor, siempre que tanta sabiduría no nos impida actuar y nos transforme en una máquina de encontrar excusas para no entrar en el mercado.

Entonces y sin darnos casi cuenta hemos ingresado en el mundo del concepto número dos respecto del riesgo.

El riesgo es parte del sujeto, está en el de manera subyacente, esperando que se equivoque y claramente tomará decisiones con menor riesgo, quién mas conoce que quién menos.


[1]En más de una oportunidad me pregunté como se puede calcular la probabilidad de un milagro. Si alguien sabe, ¿me avisa?

[2]Debo a aclarar que por nada pienso que el mercado sea asimilable al juego, pero quería contar la anécdota.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Acciones, forex, commodities y futuros. Activos de inversión



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Derivados: opciones y futuros
Con este curso las finanzas ya no tendrán ningún secreto, se mejorarán las... [26/03/04]
17.514  
2. Proyectos de inversión
Es importante que las persona que tiene deseos de superación y por consiguiente... [05/05/05]
66.206  
3. El abc de la inversión
En este curso trataremos los 5 principios básicos de la inversión que son: 1.... [26/07/05]
2.416  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail