12.212 cursos gratis
8.330.502 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Abuso sexual de niños y adolecentes. Evaluación y tratamiento

Autor: Centre Londres 94
Curso:
10/10 (1 opinión) |1490 alumnos|Fecha publicación: 30/07/2010

Capítulo 11:

 Cómo evaluar a un agresor sexual niño o adolecente (3/3)

¿Qué importancia tiene un examen mental?

Se debe evaluar la presencia de psicopatologías, cambios de personalidad, organicidad y abuso de sustancias y para adquirir un entendimiento de las estrategias de adaptación, relación y defensa. El contenido y riesgo suicida deben de ser evaluados específicamente. La detención por una autoridad judicial y la vergüenza asociada a la exposición, estigmatización, miedo al castigo, y el encarcelamiento son factores de riesgo para una conducta suicida. La evaluación minuciosa del espectrum suicida debe permitir establecer el grado de ideación suicida actual, historia de conductas suicidas, amenazas o ideación suicida anterior.

¿Existen tests psicológicos que diagnostiquen a un agresor sexual?

No existen medidas empíricas específicas o tests psicométricos que puedan identificar, diagnosticar o clasificar a aquellas personas que abusan sexualmente de otras. Los tests psicológicos son utilizados de manera conjunta como parte de una evaluación comprensiva general para entender la personalidad, motivaciones, inteligencia, mecanismos de defensa y afrontamiento, psicopatologías, conocimiento sexual, y conductas sexuales del agresor.

Las medidas psicológicas más comúnmente utilizadas son el MMPI, WISC-R o WAIS-III; Rorschach; Thematic Apperception Test; Bender Gestalt, y Test del Dibujo de la Figura Humana. Mientras que los tests proyectivos han sido históricamente importantes, su uso se limita a su contribución en el procedimiento de la evaluación comprensiva. Los tests neuropsicológicos y la evaluación pedagógica pueden ser requeridos cuando existe la sospecha de déficits neurológicos y/o discapacidades en el aprendizaje. Las medidas de aprendizaje son una parte esencial del procedimiento de evaluación. Cuando esté indicado, se debe evaluar a la dinámica familiar.

Los siguientes tests han sido utilizados con agresores sexuales adolescentes:

Inventario sexual multifásico. Este inventario, desarrollado por Nichols and Molinder (1984) ha sido estandarizado para los adolescentes. Consta de 300 ítems, verdadero-falso, con 14 escalas de validez y clínicas que proporcionan medidas relacionadas con la conducta de abuso sexual, desviaciones sexuales, disfunción sexual, conocimiento sexual y actitudes sexuales. Existe una falta de datos publicados sobre la eficacia y validez de este instrumento en la población adolescente.

Escala de cogniciones para adolescentes. Escala para agresores sexuales juveniles, consta de 32 ítems, de elección forzada, discrimina entre los que agresores sexuales y los no sexuales.

Test de tarjetas de interés sexual para adolescentes. Autoinforme de 64 ítems acerca del interés sexual que informa sobre interés sexual que correlaciona poco con la evaluación falométrica. Los autores recomiendan precaución en su uso.

Inventario de conducta sexual infantil. Medida que utiliza el informe de los padres acerca del conducta sexual en niños de 2-12 años y proporciona información sobre un numero de ámbitos que incluyen la ansiedad sexual, interés sexual, conocimiento sexual, intrusismo sexual, conducta de género y problemas relacionados. Aunque está siendo utilizado cada vez más, está limitada por su dependencia de la información de los padres.

¿Qué es la evaluación falométrica?

Algunos autores han sugerido el uso del test falométrico, que es la medida de la erección del pene como respuesta a diferentes estímulos, como una forma de determinar las preferencias sexuales.

Esta técnica suele reservarse para los que abusan de forma más severa y repetida. Estos procedimientos han sido generalmente utilizados con precaución con los menores, a causa de la falta de estudios empíricos, los problemas para obtener un consentimiento informado, y el reparo a exponer a niños y adolescentes a estímulos sexuales de actividades sexuales desviadas. La relación entre el test falométrico y ciertas características clínicas en la población adolescente es más débil que en la población adulta.

¿Qué datos son imprescindibles para el clínico?

Al final del proceso de evaluación, el clínico debe proporcionar los siguientes datos:

- El grado de la amenaza del que abusa hacia la comunidad, la victima u otras victimas potenciales

- El riesgo de repetir el abuso sexual

- Las necesidades de tratamiento del individuo y su familia

- La necesidad de apartar al que abusa de su familia

- El programa de tratamiento apropiado para el que abusa o la necesidad ser situado en un ambiente más restrictivo.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Abuso sexual de niños y adolecentes. Evaluación y tratamiento


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Abuso de niños y adolescentes. Evaluación forense
Evaluación forense de niños y adolescentes víctimas de abusos físicos y... [07/04/10]
1.480  
2. Neurología. Trastornos en niños y adolecentes
Breve curso de neurología sobre los trastornos en niños y adolecentes y su... [02/08/10]
176  
3. Importancia del sueño en niños y adolecentes.
Aprende que es el trastorno del sueño y sus características. Podrás conocer con... [30/07/10]
380  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


Ponte al día de Psicología con nuestros cursos gratis